Córdoba se rifa a los desarrollos inmobiliarios

El oficialismo municipal aprobó varios convenios urbanísticos en las últimas semanas que favorecen grandes desarrollos inmobiliarios sin tener en cuenta la falta de infraestructura ni el impacto ambiental. A cambio, las empresas tienen que hacer pequeñas obras que no guardan relación con los enormes negocios inmobiliarios que se habilitan mediante excepciones y cambios de uso del suelo.

 viernes, 28-diciembre-2018

El intendente llamó a sesiones extraordinarias para aprobar estos convenios a las apuradas y en medio de las fiestas.


La aprobación de “Mundo Talleres” fue el corolario de una serie de convenios urbanísticos con privados y grandes empresas desarrollistas a los que el oficialismo dio luz verde en el Concejo Deliberante, lo que generó fuertes críticas en la oposición. Estos convenios aprueban excepciones a las normas y cambios de uso del suelo en distintos puntos de la ciudad, a cambio de obras menores.

Hace dos semanas, el Concejo aprobó el convenio con la empresa IRSA, operadora del shopping de Villa Cabrera, para hacer 256 departamentos, más de 70 oficinas, una nueva galería comercial en dos plantas con 42 locales y cocheras subterráneas. Según dijeron desde el bloque opositor Vamos, no están dadas las condiciones de infraestructura –cloacas, transporte, etc.- para incorporar semejante cantidad de unidades. A cambio de esta obra monumental, la empresa tiene que hace dos dispensarios: uno en barrio Vicor y otro en Villa Cornú. La obra del shopping es de 30 mil metros cuadrados –además de los 34 mil que ya tiene- en una zona de alto valor, generando una plusvalía de 60 millones de dólares (tomando como valor 2.000 dólares por metro). Los dispensarios suman, entre los dos, apenas 580 metros cuadrados.

Por su parte, en la sesión del pasado miércoles se aprobó un convenio con un privado de apellido Barrenechea, por el cual este cede una porción de un terreno para que la empresa Edisur pueda terminar la obra de la conexión entre Av. Donato Álvarez y Circunvalación.

Este establece la cesión por parte del privado de una hectárea de terreno en la zona de Av. Donato Álvarez y Circunvalación. A cambio, el municipio da por saldada una deuda tributaria de alrededor de un millón de pesos y deja a crédito el saldo para el pago de futuros impuestos. Además, le permite el cambio de uso del suelo y el desarrollo ‘a piacere’ de cualquier proyecto que desee en las cuatro hectáreas restantes del terreno. Es decir: Barrenechea pasó de tener 5 hectáreas con las restricciones de desarrollo que impone la normativa y una abultada deuda tributaria a tener 4 hectáreas libres para su desarrollo, totalmente limpias de deuda y hasta con un crédito a favor.

La conexión entre Donato Álvarez y Circunvalación, a su vez, es una obra que Edisur tiene pendiente como contraprestación de un acuerdo de 2015 por el cual se le permitía ampliar un loteo en zona sur de 2.170 lotes a 13.088.

Por último, en esa misma sesión, se aprobó un convenio con Alfredo Bernardo Becker que cambia el uso del suelo de un espacio verde –conocido como Parque del Este- en ruta 19 y Circunvalación, en el Bajo Pueyrredón, para la construcción de 104 viviendas de dos pisos. Desde la oposición –Unión por Córdoba y Vamos- criticaron que el proyecto carece de informes técnicos, que los suelos en esa zona no son apropiados para estos desarrollos y que falta infraestructura. A cambio, la empresa se compromete a realizar obras de cloacas y cordones cuneta por 9,8 millones de pesos, un monto que no supera el valor de 4 ó 5 de las viviendas proyectadas.