Cornejo suelto

El gobernador mendocino definió que va a desdoblar las elecciones en su provincia para no quedar pegado a Macri, quien tiene una mala imagen en ese distrito. En el macrismo buscan transmitir la imagen de que fue algo consensuado. En Cambiemos confían que tendrán dos victorias para mostrar (las PASO y las generales) en medio de la campaña nacional.

 martes, 5-febrero-2019

Macri junto a dos que tomaron caminos distintos y uno que no decide. Cornejo desdobla, Rodríguez Larreta irá pegado y Morales es una incógnita (aunque desdoblaría).


El gobernador de la provincia de Mendoza, el radical Alfredo Cornejo, confirmó que las elecciones en su provincia irán desligadas de las nacionales. Las primarias serán el 9 de junio y las generales el 29 de septiembre, lejos de las nacionales que serán en agosto, en el caso de las primarias, y en octubre, en el caso de las generales.

Cornejo, uno de los radicales que mejor sintonizó con Macri durante estos tres años de gestión, y cara visible de la línea radical más cercana al presidente, ahora busca despegarse de su jefe político, al menos electoralmente. Es que la imagen de Macri en Mendoza se derrumbó por la crisis económica y las distintas decisiones de gobierno. En cambio, la imagen de Cornejo sigue siendo buena, aún cuando ya sintió en parte los golpes que el errático rumbo del gobierno nacional le generó. Es más: los intendentes oficialistas presionaron al gobernador para que desdoble, ya que ellos mismos veían complicadas sus chances al ir pegados al presidente.

De esta manera, Cornejo se despega no sólo de Macri sino también de Vidal y Rodríguez Larreta, quienes días atrás se cuadraron y anunciaron que las elecciones en sus distritos irán junto con las nacionales. Ahora, el único que resta por definirse es el jujeño Gerardo Morales. A diferencia de Morales, que irá por su reelección, Cornejo mira hacia el Congreso, ya que no puede aspirar a un nuevo mandato en su provincia. Los que están en carrera por el espacio oficialista son el intendente de Mendoza, Rodolfo Suárez, y su par de Luján de Cuyo, Omar de Marchi (perteneciente al PRO).

Desde Casa Rosada buscan proyectar la imagen de que la decisión de Cornejo fue algo consensuado con el presidente. Dicen que, según la evaluación que realizaron, es más importante tener dos victorias para mostrar durante la campaña (confían que el triunfo está asegurado tanto en las PASO como en las generales) que retener votos con el candidato de Cornejo yendo pegado a la boleta de Macri.

Hasta ahora, diez provincias van a desdoblar sus elecciones. Varias de ellas son peronistas, como el caso de las opositoras La Pampa y San Luis, otras de un peronismo moderado como San Juan y las del peronismo más cercano a Macri, como Córdoba y Entre Ríos. También van a desdoblar provincias que no están gobernadas ni por el macrismo ni por el PJ: Santa Fe, Neuquén, Chubut y Río Negro. La única confirmada entre las oficialistas es Mendoza, y podría sumarse Jujuy.

Ninguna de las dos veredas principales por las que transita la política argentina en un año clave logra mantener sus baldosas en fila. Por ahora, la unidad sólo es una declamación.