Coronavirus Festival

La constante difusión de fake news que apuntan al relajamiento de las medidas sanitarias junto a una oposición que busca ganar rédito político en medio de una crisis inédita mundial, propiciaron el desarrollo de un festival de coronavirus en pleno centro de Córdoba en reclamo de las “libertades individuales”. Hoy, muchas de esas personas, hacían fila para que el Estado se haga cargo de su hisopado luego de haber violado el aislamiento que rige en la ciudad.

 martes, 13-octubre-2020

La insólita postal de la marcha de ayer: muchas personas sin distanciamiento social, bailando al ritmo de la música electrónica y en defensa de las libertades individuales. Foto de Daniel Santos.


Luego de una semana en donde la palabra que más resonó fue “la embestida” (de casos) que pronosticó el ministro de Salud Diego Cardozo, finalmente el sábado el gobernador Juan Schiaretti junto al titular de la cartera anunciaron el endurecimiento de la cuarentena y la restricción de actividades a partir de lunes 12 hasta el 26 de octubre en 102 localidades del departamento Capital, Santa María, San Martín, Punilla, Colón y Tercero Arriba. “Los casos no paran de aumentar”, advirtió el mandatario y volvió a apelar a la responsabilidad individual. “No alcanza”, opinó el especialista Oscar Atienza. “No hay controles, la policía no está presente y el Estado tampoco”, explicó el médico en sus redes sociales.

Al día siguiente, Córdoba registró 1.528 casos nuevos, 31 muertes por coronavirus y la ocupación de camas críticas alcanzó el 80,5%. Sin embargo, la constante difusión de fake news que apuntan al relajamiento social de las medidas sanitarias junto a una oposición que busca obtener rédito político en un medio de una crisis inédita a nivel mundial llamando a movilizarse en contra de la cuarentena, propiciaron el desarrollo de un festival de coronavirus en pleno centro de Córdoba. Mientras los trabajadores de la salud batallan contra el agotamiento y el estrés, y les familiares/amigues/compañeres de las 622 personas fallecidas en la provincia todavía lloran las pérdidas, muchos jóvenes se aglutinaron en frente del Patio Olmos, sin respetar el distanciamiento social, sin barbijo, compartiendo cerveza con otras personas y bailaron al ritmo de la música electrónica en reclamo de “sus libertades individuales”.



Para completar la delirante situación, hoy – algunos de esos jóvenes – hicieron fila para que el Estado los hisope de manera gratuita. “Estuvimos ayer en la marcha del Patio Olmos. Así que, por prevención ante todo, venimos a hacernos el control”, intentaron explicar a Crónica Matinal. La responsabilidad tardía contrasta con el pedido desesperado de médicos, enfermeros y demás trabajadores de la salud que ven, día a día, cómo el sistema sanitario va llegando a su capacidad máxima sin que el Estado ejerza un control real frente a la violación sistemática del aislamiento.




Mucho ruido, pocas nueces

Aumentar la cantidad de camas y convocar a más profesionales son las herramientas a las que recurre el gobierno provincial para sobrellevar el posible colapso del sistema de salud y un 30% de ausentismo en el sector por contagios. Mientras tanto, desde la Cámara de Servicios de Emergencias de Córdoba alertaron que las ambulancias esperan alrededor de cinco horas para encontrar una cama de terapia intensiva.

“En varias ocasiones, hemos tenido que asistir a esos móviles y recargar sus tubos de oxígeno, porque en la espera habían agotado sus reservas”, aseguró Guido Rausber a La Voz. Sin embargo, la oposición continúa en un papel ruin y miserable. “La democracia tiene problemas en todo el mundo porque no satisface muchas demandas básicas, pero la respuesta del populismo es peligrosa porque saca libertades para concentrar poder”, expresó ayer el diputado nacional y del interbloque de Juntos por el Cambio, Mario Negri, luego de la movilización en contra del gobierno nacional.