EN VIVO
NADA DEL OTRO
MUNDO
/ de 7 a 9 hs
suscripcion alreves.net.ar

Cortar la leche: el consumo cayó el 6,4% en el primer cuatrimestre

Entre 2018 y 2019, los argentinos habremos tomado 12 litros menos de leche, como consecuencia de los aumentos de los precios, de la retracción en la producción y de la falta de oferta de segundas marcas.

 Martes, 25-junio-2019

En un año el consumo de leche por persona será de 12 litros menos, como consecuencia de la caída de la producción, aumentos de hasta el 100% y faltante de segundas marcas.


El consumo de leche cayó el 6,4% en los primeros cuatro meses del año y la variación interanual significa que los argentinos redujimos de 60,3 litros a 56,4 litros la ingesta media de este alimento, considerado esencial en la canasta básica.

Entre las causas que explican la situación, a la caída en la producción del sector lácteo se le suman aumentos que en un año superaron el 100% y el faltante de productos de segundas marcas como consecuencia de la demanda del mercado externo y la imposibilidad de satisfacerla por la reducción del sector productivo.

El Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (Ocla) registró que entre enero y abril de 2019 el mercado nacional consumió un promedio de 56,4 litros, en contraste con los 60,3 del año pasado en el mismo período. Si la proyección se amplía a 12 meses y la retracción se mantiene igual, el cálculo indica que se habrán consumido 12 litros menos por persona en todo el año.

La caída en la producción es quizá el principal factor de la ecuación, ya que es allí donde se abre o se cierra la oferta de mayor variedad de productos y precios al público. Con una demanda igual o creciente desde el mercado externo, el cierre de tambos y el achique del sector obligó a desviar el volumen que antes se destinaba al consumo interno argentino para sacarlo al internacional. En promedio, la reducción fue del 7,5%, con 600 tambos menos en actividad hasta septiembre del año pasado y sin datos de los que cerraron hasta ahora.

Desde la Confederación Rural Argentina, Jorge Chemes explicó en una entrevista con BAE que de 100 vacas holando, “70 se fueron a faena y 30 pasaron a tambos grandes, lo que quiere decir que hay menos vacas produciendo”. La faena de animales responde a la necesidad de los productores de obtener dinero por la falta de créditos para el sector y tasas inaccesibles que llegan al 70%.

“La concentración está confirmada: hay menos leche porque hay menos tambos y no se disparó el precio al consumidor porque no hay demanda. En pocas palabras, son todas medidas negativas por parte del Gobierno”, apuntó el productor.