Cristina volvió a escena

La senadora y ex presidenta presentó sus memorias en la Feria del Libro, interpeló a la dirigencia, citó a Perón y propuso un nuevo contrato social.

 viernes, 10-mayo-2019

La ex presidente convocó a miles en la Sociedad Rural y tuvo 36 puntos de rating en el promedio de audiencia de todas las transmisiones del acto en la Rural


Cristina Fernández presentó anoche “Sinceramente”, el fenómeno editorial del año, y en poco más de 20 minutos de discurso tuvo más rating que cualquier partido de la Selección, salió casi en cadena nacional por todos los canales de noticias y convocó a miles de invitados, seguidores e incluso detractores en lo que muchos consideran su primer actos de campaña presidencial.

Lejos de la confrontación pero sin dejar de nombrar las urgencias, la ex presidente llamó a la construcción de un nuevo contrato social, al liderazgo empresarial y dedicó a los jóvenes el motivo principal que la llevó a escribir su libro.

Aquí, algunas de las frases centrales de su discruso en la Feria del Libro de la Sociedad Rural:

“Sentí que tenía que escribir cosas que nos sirvieran a todos. Yo no creo en los neutrales, se habrán dado cuenta. Creo que para neutrales están los suizos. Los argentinos no somos neutrales y, bueno, yo no soy neutral, no lo fui nunca ni lo quiero ser ni lo voy a ser”.

“El libro lejos de plantear enfrentamientos o peleas, creo que es una interpelación a todos, a las dirigencias no solamente políticas sino sociales, sindicales, empresariales, culturales, intelectuales, a la sociedad”.

“Después de todo lo que hemos vivido, no creo en sociedades perfectas y maravillosas que den malos dirigentes y viceversa. Creo que hay algo de reflejo de lo que hay arriba y abajo, con nuestros defectos y limitaciones. Quise transmitir a los jóvenes que son mu apuesta y gran esperanza, lo que me tocó vivir, lo que estoy viviendo y lo que están viviendo los argentinos. Son momentos muy difíciles”.

“Nos quieren presentar la historia como hechos inconexos, como si las cosas sucedieran casi como sucede una tormenta. Lo cierto es que la política y la economía no tiene estos patrones de imprevisión, reconoce en decisiones y conductas que no son solamente dirigenciales sino también sociales. Los argentinos somos difíciles y las argentinas también. Muchas veces también nos movemos a partir de la información con la que contamos o con la que creemos contar o nos quieren contar”.

“Tenemos el cartelito ‘populista’, yo sería una populista. Hay una base social en la Argentina que es compleja, no es solamente una cuestión ideológica. Los sistemas de creencias tienen que ver con la condicción humana desde Adán y Eva hasta acá. Muchas veces se etiquetan y se ponen cosas. Los choriplaneros, los planeros”.

“Aquel 3 de junio de 2003, Kirchner había firmado el pago de salarios de 2 millones 300 mil planes Jefes y Jefas de Hogar, que era un instrumento importante que había tenido el anterior gobierno del doctor Duhalde y el ministro Lavagna para paliar la terrible crisis de 2001. Y cuando nos tocó entregar el gobierno en 2015, de aquellos 2,3 millones de planes solamente había 207 mil, que eran Ellas Hacen y Argentina Trabaja, porque habíamos generado millones de puestos de trabajo. El gobierno que dejé con 207 mil planes hoy tiene 467 mil, casi medio millón de planes, muchos más de los que tenía el gobierno de los choriplaneros y planeros”.

“Hay gente humilde, trabajadora, seguramente conocen alguna mujer que se levanta a las 5 de la mañana en el conurbano para trabajar en casas de familia en la capital y se pregunta por qué me tengo que levantar a trabajar y otros cobran lo mismo sin trabajar. Es algo que tenemos que pensar. Tenemos que analizar qué cosas operan para que en una sociedad pasen estas cosas, sin enojarnos unos con otros. Tratar de comprender, de entender, para después resolver. Es imposible resolver bien si no se entiende, si no se comprende, la magnitud, la densidad y la profundidad de los problemas”.

“Estamos en un momento muy especial de nuestro país y nuestra historia, en el que es necesario aportar este tipo de debates y discusiones. Creo sinceramente que es el aporte que puedo hacer y dar para que entre todos los argentinos y argentinas podamos construir en serio algo diferente a todo. Porque lo que para algunos puede ser disconformidad con lo que pasa desde lo ideológico o desde una posición determinada, para muchos argentinos y argentinas es el sobrevivir todos los días, lo digo en términos literales”.

Un nuevo contrato social

“Nadie en tiempos de discursos de unidad, nadie puede estar en desacuerdo con estos enunciados, pero va a ser necesario algo más, un contrato social de todos los argentinos y argentinas, con metas verificables, cuantificables, exigible. Me acuerdo del Pacto Social de Perón y José Ber Gelbard, un gran dirigente empresario, nos hacen falta dirigentes empresarios de esta magnitud, que piensen a la empresa como instrumento de desarrollo del país y no sólo de desarrollo personal, que está bueno porque para eso sos empresario y querés ganar plata, pero tenés que entender que para ganar plata tienen que ganar todos y poner todos, si no es muy difícil”.

“Por eso digo que es necesario un contrato social de los argentinos y las argentinas, creo que si tuviera que ponerle un título diría ‘un contrato social de ciudadanía responsable’, que involucre a todos.

Es necesario un esfuerzo de todos para generar trabajo genuino, que el compromiso sea de todos. Del Estado primero para generar las políticas y del empresario después para generar ese empleo, con la convicción de que no hay posibilidades en este mundo tan difícil que hoy tenemos de generar crecimiento económico sin un mercado interno fuerte”.

“Me acuerdo cuando impulsábamos el consumo y el mercado interno, y nos decían que no teníamos que calentar la economía. Miren lo que pasa en los Estados Unidos: la economía vuela, tienen el índice de desempleo más bajo desde hace cincuenta años, teóricamente debería la Reserva Federal subir la tasa de interés para que precisamente la economía baje. No. Algunos se dieron cuenta que tenían que volver a generar trabajo industrial dentro del país para volver a generar riqueza. Sería bueno que aquellos que viajan tanto y escuchan tanto lo que dicen allá también imiten lo que hacen allá”.