Crónica de una Venezuela urgente

La analista de política internacional, Mónica Saiz, cuenta cómo se vivieron en Caracas las horas de máxima tensión en Venezuela. La falsa toma de la base militar de La Carlota, el engaño a los soldados y el papel de Estados Unidos: “Están desembozados. Ya no tenemos que esperar años a que desclasifiquen los documentos. Ahora tuitean alegremente”.

 jueves, 2-mayo-2019

Maduro dio por terminado el golpe de Estado, pero la tensión sigue.


La situación en Venezuela parece haber pasado su punto más álgido el día martes y lo que se instaló fue un escenario tenso, con disputas entre Estados Unidos y Rusia. La analista de política internacional Mónica Saiz es cordobesa y desde Caracas hizo un relato de cómo fueron estas horas y qué implicancias políticas podrían acarrear estos hechos.

Para Saiz, “hubo dos mentiras fundadoras” de lo que pasó. Por un lado, Juan Guaidó y Leopoldo López pretendieron hacer creer que habían tomado la base militar de La Carlota, aunque en realidad estaban del lado de afuera de la base, que se veía de fondo y alimentaba la confusión. Por otra parte, muchos de los soldados que se sublevaron allí fueron, en realidad, engañados. “Sus mandos inmediatos superiores les dijeron que iban a entregarles una medalla. Cuando llegaron, les dijeron que iban a reprimir un motín en la cárcel de Tocorón. Quedaron en una situación difícil y participando de un golpe de estado. Ellos mismos fueron los que rescataron los tanques (que habían sido robados”, relató Saiz.

Según indicó, la tensión está concentrada en la zona este de la ciudad de Caracas, en lo que se conoce como Distribuidor Altamira. “Es la zona más rica, donde la derecha tiene más fuerza. Ahí se concentran los sectores opositores”, explicó. Sin embargo, en las otras zonas no se sintió igual: “Hasta que se interrumpió el servicio del metro la actividad era normal. Lo que se hace es seguir la vida y no ir al este. Ahí si se interrumpe”, subrayó Saiz. El metro es el medio de transporte utliizado ya que es gratis.



La liberación de Leopoldo López, a quien lo dejaron escapar en un cambio de guardia, cuando uno de los grupos estaba complotado para llevar a cabo esa acción: “Lo que hubo fue la situación de la liberación de Leopoldo López. Fue una operación cinematográfica tipo Avengers para liberarlo. Tenían la necesidad de hacerlo, porque ven que se desinfla la imagen de Guaidó y es necesario reforzar el liderazgo”.

“La mayoría de las FFAA no esta plegada a un golpe de estado. No lograron el pronunciamiento militar de ningún alto mando, ningún general o coronel”, indicó Saiz.

Los Estados Unidos

“El papel de Estados Unidos es desembozado. Siempre se supo, pero desde enero ellos no tienen inhibición para anticipar las medidas”, manifestó Saiz, al tiempo que agregó que “ya no hace falta esperar 30 años a que se desclasifiquen los documentos, ahora lo tuitean alegremente”.

“Todo se busca para justificar una intervención extranjera: los disturbios, la violencia. La doctrina de invadir para proteger que tiene Estados Unidos”, concluyó.