Cuatro nuevas sillas vacías en la Secretaría de Trabajo de Córdoba

Desde ATE, denunciaron que no se renovarán cuatro contratos en el área destinada a la fiscalización de trabajo en negro. Además, señalan las pésimas condiciones de trabajo. Una de las oficinas no tiene agua hace una semana. Desde la gerencia admiten algunas de estas situaciones pero se liberan de responsabilidades.

 miércoles, 26-diciembre-2018

Lucas Fernández Aparicio, el nuevo secretario de Trabajo de la Nación. Aunque puso de fondo un cuadro de Evita y Perón, debutó cesanteando a contratados en su área.


Los trabajadores de la Secretaría de Trabajo denunciaron cuatro despidos en el ámbito de la Agencia Territorial Córdoba, un organismo que depende de la Dirección de Atención Ciudadana de la Secretaría de Trabajo (ex Ministerio) de la Nación. Según señalan, la gerencia de la Agencia y el área de Recursos Humanos de la Secretaría en Buenos Aires se ‘pasan la pelota’ a la hora de asumir la responsabilidad de la decisión.

Uno de los contratados que serían despedidos es un abogado de Villa María. El delegado de ATE, César Theaux, señaló que “no hay razón para darlo de baja” y deslizó la sospecha de que la decisión tiene que ver con su participación política. Otra de la lista de cuatro trabajadores, es una mujer que lleva 12 años como contratada y fue la encargada de finanzas del área hasta que asumió el actual gerente, Mariano Kuttel. “Tuvo un entredicho con Kuttel por una cuestión de manejo de dinero”, dijo Theaux a la hora de buscar un disparador para la caída del contrato. Otro de los trabajadores cesanteados tiene 7 años de antigüedad y la última de la lista lleva nada menos que 20 años y está a pocos meses de jubilarse, por lo que no percibirá su sueldo hasta que complete el trámite jubilatorio.

“No hay hay evaluaciones de personal que digan por qué se cae un contrato. Simplemente dice el número y el nombre”, apuntó Theaux. Sin embargo, el gerente de la Agencia, Mariano Kuttel, dijo lo contrario: “Hay una serie de evaluaciones que se hicieron durante el año y hay evaluaciones de años anteriores. Creo que en algún caso les llegaron a los trabajadores”. Consultado sobre si los cesanteados saben claramente por qué motivo se dan de baja sus contratos, respondió: “No hay notificación fehaciente y puntual a cada uno. Eso lo maneja el área de Recursos Humanos, en Buenos Aires”.

Por otro lado, los trabajadores denunciaron paupérrimas condiciones de trabajo, que llegaron al colmo con el corte del servicio de agua en la sede de la calle Rodríguez Peña. Una semana después, el servicio no se restableció. Desde la gerencia, admiten en parte algunas de estas situaciones. Particularmente, en relación a la falta de agua, Kuttel dijo que la boleta está a nombre de la empresa que es titular del edificio y que es la responsable del pago.

Theaux señaló que “hay un vaciamiento sistemático de la Secretaría de Trabajo desde que asumieron”. Una de las mayores dificultades son los traslados al interior para fiscalizaciones: “No tenemos viáticos, tenemos vehículos que llevan 40 ó 50 mil kilómetros con el mismo aceite, las cubiertas lisas. Hay 80 denuncias por trabajo en negro en el interior que no se pudieron fiscalizar. Inspecciones en una localidad de 4 ó 5 días no se hicieron en todo el año. Hubo un momento en el que no teníamos ni nafta”.

Kuttel respondió que algunos trabajos ya están en marcha, como la reparación de uno de los vehículos. Además, señaló que para esas cuestiones el área dispone de un fondo que, luego de utilizado, debe ser rendido para su reposición. “Estamos esperando que nos repongan esos fondos”, justificó el funcionario, quien por otro lado vinculó algunas de esas carencias a la gestión anterior.

“Hace seis meses que los inspectores están inspeccionando el centro de Córdoba. No hay operativo verano, estamos a días de que comience enero y no hay ni fecha”, concluyó Theaux. Kutter, por su parte, argumentó que la demora del operativo verano tiene que ver con la reciente asunción del nuevo secretario de Trabajo y que “no necesariamente tiene que arrancar los primeros días de enero”.