Dale gas

17
mayo
2022

Dale gas

Las empresas gasíferas no realizaron las inversiones correspondientes, pero nuevamente presionan para aumentar las tarifas de los usuarios.

Además de provocar la baja de la producción y, por ende, de la exportación, las compañías obligaron a que nuestro país tenga que importar gas natural a un precio muy alto.

Sin un verdadero control por parte del Estado, continuaron recibiendo subsidios a pesar de que muchas pertenecen a las personas más ricas de Argentina.   

Que lo paguen los usuarios

Luego de que la gestión de Cambiemos les otorgara el enorme beneficio de subir las tarifas hasta un 2500%, las empresas petroleras y gasíferas siguen insatisfechas.

Ni la pandemia, ni la crisis económica y mucho menos el conflicto bélico entre Rusia-Ucrania lograron sensibilizar a las firmas que participan del proceso de extracción, distribución y transporte del gas natural en Argentina.

Pidieron incrementos de hasta un 200%

Si bien durante las audiencias públicas de la semana pasada se hablaron de aumentos que rondan el 21% para los beneficiarios de la tarifa social y de un 43% para el resto de los usuarios, la situación continúa siendo injusta.

Las compañías recibieron 548 mil millones de pesos en carácter de subsidios durante el año pasado.

Sin embargo, no cumplieron con las inversiones correspondientes para garantizar el abastecimiento interno ni la exportación.

Entre el 2005 y el 2015, la producción cayó un 26%.

En consecuencia, Argentina se vio obligada a importar gas natural de Bolivia a un precio altísimo.  

35 dólares el millón de BTU

Y exportar a un costo muy bajo.

USD 4 dólares la misma cantidad

Mientras tanto, la tarifa plena estaría cerca de los 5,76 dólares por millón de BTU.

Es decir, un precio más alto para el mercado interno que para exportación.

Frente al rechazo de los aumentos por parte de las asociaciones de consumidorxs, el cuestionamiento se dirige hacia un Estado que no fija costos producción, generación y distribución del gas en redes y que favorece a las empresas con la falta de control y regulación.

...

Los mismos de siempre

Como todo sector clave, el negocio de la extracción, distribución y transporte de gas natural en nuestro país está copado por empresas nacionales y extranjeras que buscan obtener la máxima rentabilidad con el menor costo posible.

Tal es el caso, por ejemplo, de Pan American Energy que pertenece al Grupo Bulgheroni y a la British Petroleum.

Uno de sus dueños, Alejandro Bulgheroni, ostenta una de las fortunas más grandes del país.

Alrededor de 1900 millones de dólares

La firma es la mayor productora privada de hidrocarburos del país y registró ingresos por exportaciones de US$213 millones durante el tercer trimestre del 2021.

A su vez, recibió un préstamo sindicado por 290 millones de dólares el mes pasado para financiar un plan de inversiones productivas.

Otras de las compañías que participan del proceso de extracción y transporte forman parte del Grupo Techint de Paolo Rocca.

Tecpetrol y Transportadora General del Norte.

En esta última también participa otro de los hombres ricos del país.

Eduardo Eurnekian, cuya fortuna ronda los US$1500 millones.

Por el lado foráneo, aparecen nombres como Petrobras de Brasil, Chevron de EEUU y Total Austral de origen francés, entre otras. 

También figura Pampa Energía del empresario Marcelo Mindlin cuyas ganancias crecieron un 54% durante el primer trimestre de este año.

La firma tiene acciones de BlackRock.

El fondo de inversión más grande del mundo y uno de los actores más duros al momento de la negociación por el pago de la deuda argentina emitida bajo legislación extranjera.

...

 Temas 

17
enero
2023

 Temas 

6
enero
2023