De berenjenas, cuadernos y palos

El macrismo reprimió una manifestación de trabajadores gráficos. La policía golpeó y detuvo a los fotógrafos Bernardino Ávila, de Página/12, y Juan Pablo Barrientos, de Revista Cítrica. Casualmente, ambos habían estado cubriendo la represión al verdurazo días atrás. Ávila fue quien saco la foto de la señora recogiendo berenjenas al lado de la policía que se convirtió en una postal de ese día.

 miércoles, 20-febrero-2019

La foto que tomó Juan Pablo Barrientos mientras detenían a Bernardino Ávila. Luego, él mismo sería detenido. (Revista Cítrica / Juan Pablo Barrientos)


Los trabajadores de la imprenta cooperativa Madygraf realizaban su ya tradicional cuadernazo –regalo de cuadernos a gente que lo necesita- frente al Congreso, una forma de protesta contra el Ministerio de Educación por irregularidades en una licitación. La Policía de la Ciudad de Buenos Aires –a las órdenes del macrismo- volvió a reprimir tal como lo hizo días atrás en el verdurazo y se llevó detenidos a dos trabajadores gráficos.

Pero la particularidad es que también se llevaron detenidos a dos fotoperiodistas que estaban cubriendo la protesta y que también habían estado en la protesta de los productores de la Unión de Trabajadores de la Tierra. Según señalan los testigos, estaban marcados y los policías fueron directamente a buscarlos. Se trata de Juan Pablo Barrientos, de Revista Cítrica, y de Bernardino Ávila, de Página/12. Ávila fue quien sacó la foto de la señora mayor recogiendo berenjenas mientras los policías le pasan por el lado en medio de la represión, una imagen que se difundió por todos lados como una postal de la violencia desmedida de la fuerza policial durante el verdurazo.

anciana berenjenas alreves.net.ar

La foto de Bernardino Ávila que recorrió el país y el mundo como testimonio de la represión durante el verdurazo. (Página/12 / Bernardino Ávila)

Según los reporteros gráficos que estaban cubriendo la protesta junto a ellos, varios efectivos señalaron a Ávila y lo fueron a buscar directamente, golpeándolo y llevándolo detenido. El fotógrafo alcanzó a darle la cámara a un colega que pudo recuperar sus fotos. El Secretario de Seguridad y Justicia porteño, Marcelo D’Alessandro, le dijo a Página/12 que el oficial 1° Raña acusó al fotógrafo de golpearlo en la boca con la cámara, algo que fue desmentido de forma tajante por quienes estaban allí.

Es más: hay imágenes donde se ve a los policías señalar a Ávila y luego ir a buscarlo.

oficial rana alreves.net.ar

El oficial 1° Raña, en una de las últimas fotos que tomó Bernardino Ávila antes de ser detenido. (Página/12 / Bernardino Ávila)

Una licitación irregular

Los trabajadores de Madygraf llevaron a cabo el cuadernazo porque en una licitación en la que la cooperativa hizo la mejor oferta, el Estado desestimó la oferta por supuestos faltantes en las muestras. Los trabajadores dicen tener las constancias de entrega de muestras con el sello del propio Ministerio. Igualmente, el Gobierno dejó sin efecto la licitación y ahora debe repetirse en condiciones desfavorables: los otros competidores ya conocen cuál fue la oferta de Madygraf. Además, la licitación cambió las condiciones y los obligaría a una inversión de 25 millones de pesos, inalcanzable para la cooperativa.

Repudio al ataque a la libertad de prensa

La detención de Barrientos y Ávila cosechó múltiples rechazos. El Sindicato de Prensa de Buenos Aires (Sipreba) condenó el accionar policial y hasta la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA) y el Foro de Periodismo Argentino (FOPEA) repudiaron los hechos y exigieron la liberación de los fotógrafos.

breve descripción de foto alreves.net.ar

Texto bajo la foto