De “cuatro boludos” y de “inmorales”

Los cacerolazos que exigen recortes en los sueldos de políticos, legisladores y jueces se encontraron con la respuesta dura de un sector inesperado: la oposición, que revive su propia grieta interna ante la escena que propone la pandemia de coronavirus.

 miércoles, 1-abril-2020

Los cacerolazos para pedir el recorte de sueldos de políticos fue criticado por referentes de la oposición.


El reclamo por el recorte de sueldos de los políticos tomó la forma de cacerolazos luego de que Alberto Fernández apuntara contra los empresarios que en tiempos de pandemia no quieren “ganar menos” y prefieren despedir trabajadores. Como respuesta, un sector alineado con la oposición salió a reclamar por la baja de los sueldos del sector dirigente, con cacerolazos en algunas ciudades.

Sin embargo, la movilización puertas adentro, manifestada sobre todo en las zonas más acomodadas de la Ciudad de Buenos Aires, encontró una respuesta inesperada de parte de referentes de la propia oposición. Eduardo Buzzi, representante del sector rural, dijo que quienes salieron a golpear cacerolas “son cuatro boludos”. “El Gobierno está haciendo un esfuerzo gigantesco para cuidarle la salud y el bolsillo a la gente. Tenemos un Presidente que se cargó un país al hombro y que se anticipó al problema sanitario. Hay estimaciones que decían que íbamos a tener 20.000 casos y hoy tenemos 1000”, dijo en una entrevista con Radio 10. “No entiendo la cacerola estúpida que sale a las 21.30 por segunda vez. Son cuatro boludos, pero salen”, agregó.

“Cuando Alberto le dice que son unos miserables, hay una cantidad de boludos que dicen ‘cómo puede ser que el Presidente nos diga miserables a los pymes’. Pero no sea tonto, mi amigo, no se lo está diciendo a usted. Se lo está diciendo a Paolo Rocca, que es un miserable, un caradura, que tiene una red de negocios gigantescas, que ha ganado fortunas y que despide 1400 personas”, agregó Buzzi.

Otra voz inesperada que se levantó contra la reapertura de la grieta fue la de Lilita Carrió, que a través de su cuenta de Twitter cerró filas con Horacio Rodríguez Larreta. “Queremos reconocer muy especialmente, también, a los trabajadores de la salud, seguridad, transporte, distribución de alimentos y voluntarios que les están poniendo el cuerpo a esta situación de emergencia inédita”, escribió la ex diputada.

Desde su espacio en la Coalición Cívica, el mensaje fue unívoco: “acompañar de manera solidaria, colectiva y sin personalismos. Pretender sacar ventajas personales a costa de uno de los distritos que nos toca gobernar es inmoral y éticamente reprochable”.