“De este Gobierno ya no se puede esperar nada”

El gobernador electo de Chaco y exjefe de Gabinete, Jorge Capitanich, dijo que la responsabilidad de una transición ordenada es del actual gobierno nacional. Además, dijo que es un gobierno “terminado, acabado” y que, en la recta final de la campaña, el oficialismo “está fortaleciendo el núcleo duro de votos propios” para ganar fuerza en Diputados.

 jueves, 17-octubre-2019

Jorge Capitanich ganó las elecciones en Chaco el último domingo y será nuevamente gobernador.


El último domingo, en medio del debate, las elecciones en Chaco daban a Jorge Capitanich como vencedor y nuevamente gobernador electo de esa provincia. El actual indendente de Resistenca se mostró confiado para el 27 de octubre y consideró que “Alberto Fernández demostró ser efectivamente un gran articulador de consensos” y que “excepto algunas ‘fugas’ –así se refirió a Urtubey, Schiaretti y Lavagna-, se logró una amalgama con la convergencia de múltiples sectores que dieron fortaleza a la fórmula”.

A pesar de señalar que “usualmente los milagros electorales no existen”, pidió “tener las precauciones correspondientes porque la elección no se gana hasta contra los votos de a uno”. “Hay que tener una logística electoral que permita garantizar lo que es intención de voto en voto efectivo. La política implica el máximo nivel de atención y precaución. Así como en un partido de fútbol, hasta que el árbitro no da el pitazo final el partido no se termina”, ejemplificó.

Sobre la estrategia electoral del oficialismo, opinó que “están fortaleciendo el núcleo de votos propios para resguardar capacidad de representación en el ámbito del Congreso de la Nación, más en la Cámara de Diputados que en el Senado. ¿Por qué esta diferenciación? Porque, según Capitanich, en la Cámara Alta el peronismo tiene prácticamente garantizada la mayoría con más de 37 senadores. Diputados todavía está en discusión.

El exjefe de Gabinete pronosticó que luego de las elecciones “el espacio opositor (a Alberto Fernández) va a tener que lidiar con muchas internas”. “No creo que puedan homogeneizar una estrategia de oposición, mientras que en nuestro espacio tenemos el fortalecimiento de la figura presidencial, el acuerdo con 24 gobernadores, la estructuración de un gran consenso”, añadió.

“No hay ningún indicador que acompañe, que pueda levantar la credibilidad o la confianza del gobierno. Es un gobierno terminado, acabado”, expresó sobre la actual gestión de Macri, y consultado por si intentará controlar las variables macroeconómicas para entregar el mando con el país lo menos destruido posible consideró que “de este Gobierno uno no puede esperar absolutamente nada”.

“Es un presidente que mintió en el debate de 2015, mintió en este, dice todo lo que es absolutamente increíble de escuchar. La palabra del presidente es lo que menos importancia”, disparó. Sobre el período postelectoral, dijo que “se tiene que abrir una instancia de transición ordenada”, con un equipo designado por Alberto Fernández y uno del Gobierno para generar acuerdos. “Es muy difícil tener un pronóstico certero de lo que va a ocurrir. Pero si los equipos funcionan en una transición ordenada y existe una perspectiva cierta de otorgar certidumbre las variables no deberían dislocarse sustantivamente”, cerró Capitanich.