“Declarar como terrorista a Hezbollah es una barbaridad”

A 25 años del atentado a la AMIA, Marcos Saal, de la Asociación Israelita de Córdoba, opinó sobre el decreto de Macri alineado a la política de Estados Unidos y a la ausencia de respuestas de la justicia.

 jueves, 18-julio-2019

A 25 años del atentado, la investigación sigue sin dar respuestas ni encontrar culpables.


La imagen de las ausencias y la destrucción, un cuarto de siglo después del atentado a la sede de la AMIA en Buenos Aires el reclamo de justicia sostiene la memoria de los 85 muertos del 18 de julio de 1994.

En Córdoba, la Asociación Cultural Israelita, se sumó a las conmemoraciones y desde allí, Marcos Saal, presidente de la institución, dialogó con Nada del Otro Mundo para referirse al estado de la investigación, a los decretos que firmó Mauricio Macri entre los que declaró a Hezbollah como organización terrorista y a los juicios pendientes sobre encubrimiento.

“La primera reflexión necesaria es que pasaron 25 años y no sabemos nada, las familias no tienen respuestas, el pueblo argentino no sabe qué pasó y en realidad sí sabe qué pasó”, dijo el dirigente y señaló que el atentado se originó “en el cambio de la política exterior” del gobierno de Carlos Menem, que en 1991 sumó a la Guerra del Golfo. “Aparentemente aquello ocasionó una represalia y terminó con un atentado en la Embajada de Israel y posteriormente en el atentado a la AMIA, con 85 muertos, y la historia que más o menos conocemos todos”, dijo.

Sobre las razones que encuentra hoy, a 25 años de la tragedia, sobre la falta de respuestas de la justicia, Saal opina que “en realidad faltó voluntad”. “No es imposible llegar a resolver una cuestión que tiene tantos elementos a mano y en una época con tanta tecnología disponible. Pero se eligió seguir determinadas pistas que han conducido a rincones sin salida y aquí estamos, con dos juicios, uno que fue declarado nulo y otro en el que se intentó esclarecer el encubrimiento que en realidad han aportado poco y nada al real esclarecimiento de la situación”, aseguró.

Saal opinó también sobre los tres decretos que firmó Macri ante la proximidad del aniversario y a pocas horas de la llegada de Mike Pompeo a la Argentina, el jefe de Estado del gobierno de Donald Trump y a quien parece haberle dedicado la adhesión a la declaratoria de Hezbollah como organización terrorista. “Cumple con los intereses de la politica exterior de Estados Unidos e Israel de inscribir a Hezbollah como una institución terrorista. Debemos decir que Hezbollah es un partido político, que tiene representación en el Líbano y es parte de la vida democrática del Líbano y nos parece que, por un lado tomar decisiones para satisfacer los deseos de una nación extranjera, cuando nada hace concluir en la actualidad que Hezbollah es quien realizó el atentado, es una barbaridad”.

Las posibles consecuencias de esta determinación preocupan a Saal y las razones que encuentra a este alineamiento responden únicamente a una obediencia a imposiciones de EStados Unidos. “Argentina tuvo siempre una política neutral respecto al conflicto en Medio Oriente, hasta el año 1991, cuando el gobierno del presidente Menem decidió embarcarnos en la Guerra del Golfo y participó de manera ilegal en el tráfico y venta de armas a países involucrados en la guerra de los Balcanes. Aquella decisión probablemente haya sido disparador de que la Argentina se haya convertido en escenario de atentados. Que hoy nos volvamos a alinear a lo que nos pide el gobierno de Estados Unidos puede tener algún tipo de consecuencia de la cual el gobierno nacional debe ser absolutamente conciente, respetuoso y cuidadoso. Nos parece que no es lo que está primando en esta situación sino un alineamiento incondicional relacionado con el apoyo financiero que Estados Unidos le está dando a este gobierno”.