Desafío 2021

Bajar la inflación y que suban los salarios son las principales metas de la economía argentina para el próximo año. Según especialistas, la viabilidad del plan dependerá del trabajo de coordinación que lleve adelante el gobierno con los formadores de precios, empresarios y sindicatos. Pero, fundamentalmente, del control del tipo de cambio.

 viernes, 18-diciembre-2020

Para el año que viene, el gobierno enfrenta el gran desafío de la recuperación económica, fundamentalmente con la baja de la inflación y el crecimiento de los salarios.


El martes pasado, el INDEC reveló que la inflación del mes de noviembre fue del 3,2% respecto del mes anterior, con un acumulado del 35,8% interanual. Para los especialistas, “en el peor de los casos”, el año podría terminar con un 37% de inflación, lo cual implicaría quedar casi 17 puntos por debajo de los niveles que dejó la “pesada herencia” de Cambiemos sin pandemia. “Si bien es alto, no deja de implicar una marcada desaceleración que deberá ser consolidada el próximo año”, remarcó el investigador Sergio Chouza. En el mismo sentido, un informe del Banco Central de la República Argentina valoró el “adecuado grado de resiliencia” que demostró el sistema financiero durante el 2020, a pesar de los efectos del coronavirus y los dos años de recesión de Mauricio Macri.

De esta manera, las expectativas del gobierno para el próximo año – plasmadas en el Presupuesto 2021 – están depositadas en lograr descender la inflación al 29% y conseguir un crecimiento de 4 puntos en el salario real. Según el análisis del economista Sergio Chouza, será necesario “un gran trabajo político” desde las distintas áreas del Estado Nacional: la coordinación de precios y salarios con formadores de precios, empresarios, trabajadores y demás actores de la economía. “En Argentina, el principal factor que puede alinear y desalinear una política de coordinación es el tipo de cambio”, consideró en diálogo con Nada del Otro Mundo. “Será altamente determinante lo que puedan generar con el dólar, porque va a incidir de manera crucial en las perspectivas de la hipótesis de inflación y del salario real”, agregó.

Para el BCRA, la incipiente recuperación económica que se observó durante la segunda mitad del año, podría acelerarse en el caso de que existan vacunas disponibles y de aplicación masiva. Ante un panorama muy dinámico y plagado de incertidumbre, la pandemia – o algún otro factor externo- podría impactar sobre las expectativas de crecimiento a nivel global, el comercio internacional y los valores de las materias primas. El programa Precios Cuidados, la Ley de Góndolas y los diferentes acuerdos de la Secretaría de Comercio Interior, son algunas de las apuestas del gobierno nacional con las que buscarán contener la inflación y evitar que las mejoras económicas se trasladen a los precios.