Desencantados

Los industriales ya admiten abiertamente que la situación es crítica y apuntan contra el modelo económico macrista. “Me equivoqué en apoyar el cambio”, dijo el extitular de la UIA, Héctor Méndez. En la Unión Industrial de Córdoba admitieron: “No salió nada de lo que en su momento pensamos que iba a pasar”.

 miércoles, 12-diciembre-2018

Todo mal para la industria, que no ve salida si no bajan las tasas y se detiene la inflación.


El sector industrial muestra sus peores números en la era macrista y la caída libre parece no detenerse. Los referentes del sector responsabilizan directamente y sin vueltas al gobierno. El que subió la temperatura fue el expresidente de la Unión Industrial Argentina, Héctor Méndez, quien admitió: “Me equivoqué en apoyar el cambio”. Desde la UIC, su titular Marcelo Uribarren prefirió esquivar la cuestión partidaria pero aseguró que “está claro que no salió nada de lo que nosotros en su momento pensamos que iba a pasar”.

Méndez, en diálogo con El Destape Radio, dijo estar “totalmente decepcionado” con la gestión de Macri y expresó que no es algo planeado sino que “sólo es producto de la incapacidad”. Pensando en el 2019, Uribarren planteó un panorama sombrío y aseguró que “va a ser un año muy difícil, todas las variables son muy duras”. Hasta hace poco tiempo, el dirigente industrial todavía ponía fichas a la recuperación en el último año de mandato de Macri. Esas esperanzas hoy parecen esfumadas.

“Lo que tomamos con alta preocupación es la duración de esta crisis, porque la industria llega al comienzo de 2019 con una debilidad que no tenía en enero de 2018. No es lo mismo enfrentar una situación de recesión con cierta fortaleza económica o con debilidad”, remarcó Uribarren. Los industriales se quejan de que la tasa de interés proyectada a mediados del año que viene va a estar todavía en un nivel alto, alrededor del 40 %.

Uribarren sostuvo que “los bancos están retirados del crédito” y que “hoy no se está financiando la industria”. “El gran tema es el nivel de actividad, pero para el nivel de actividad la tasa tiene una influencia fundamental”, sentenció.

“Las expectativas que teníamos con este sistema económico eran mejores. Pensamos que iba a haber un ordenamiento de cuestiones que no funcionaban, como el déficit fiscal. Eso no se ha achicado. Hay soluciones estructurales que no se llevaron a cabo y la incertidumbre se mantendrá al menos hasta fin de 2019”, concluyó.