Desesperanzados

Uno de los triunviros de la CGT, Carlos Acuña, dijo que “si en algún momento creí que el gobierno se iba a dar cuenta lo que necesitaba la gente, ya perdí toda la esperanza”. La central obrera pronostica que será el paro más grande contra Macri y defiende la decisión de no movilizar. “El presidente quiere calmar a los mercados pero tendría que calmar el hambre”, dijo Acuña.

 lunes, 24-septiembre-2018

El hombre fuerte del sindicato de trabajadores de estaciones de servicio dijo haber "perdido las esperanzas" con el gobierno de Macri.


La de mañana será una jornada que servirá como termómetro para medir el descontento social de los trabajadores para con el gobierno macrista. Todo indica que el paro convocado –hace largo rato- por la CGT tendrá un alto acatamiento. “Hay una muy alta adhesión producto de las políticas implementadas por este gobierno”, apuntó el triunviro de la CGT, Carlos Acuña.

El paro general cae justo mientras Macri está en Estados Unidos para dar un discurso en la Asamblea General de la ONU y rogar por un minuto de atención de Christine Lagarde, directora del FMI y quien virtualmente comanda los destinos de la Argentina. “Lo más preocupante es que tenemos un presidente que dice que tiene que calmar a los mercados y la verdad es que lo que tiene que calmar es la falta de empleo y el hambre”, dijo Acuña. Además, agregó que Macri “le sacó el voto a la gente mintiéndole, diciendo que no iba a haber impuesto al salario (en referencia al Impuesto a las Ganancias)”.

La central obrera, amistosa y contemplativa durante los primeros dos años de la gestión macrista, parece haber quebrado la pasividad y pronostican que este “será el paro más fuerte” contra la administración Cambiemos. “Estos empresarios que están gobernando son muy patriotas que dejaron de manejar toda su fortuna para venir por un sueldito a hacerle un bien a la patria”, dijo Acuña con ironía, y lanzó una frase que puede explicar el cambio de la postura cegetista: “Si en algún momento creí que se iban a dar cuenta de lo que necesitaba la gente, ya perdí toda esperanza”.



Defensa de la desmovilización

La CGT convocó a un par con muchísima anticipación y sin moviliación lo que le valió críticas de algunos sectores. Acuña defendió esa postura: “Creímos que con un paro de 24 horas, que la gente se queda en la casa, es no darles a ellos una herramienta. Te pueden infiltrar y que al otro día sea de lo único que se hable”.

Sí, pero no

Hoy está programada una movilización en Plaza de Mayo de la que participarán la CTA, distintas organizaciones sociales y Camioneros, el gremio de los Moyano. “Está bien que hagan la movilización, todo es adhesión a la protesta contra la política económica de este gobierno”, manifestó Acuña, pero dijo que ellos no participarán.

Respecto a las diferencias que mantiene Hugo Moyano con el triunvirato cegetista, Acuña apuntó que fueron “porque él –por Moyano- estaba muy pegado a Macri”. “Yo nunca estuve muy pegado a Macri. Él decide hoy abrirse y hacer un frente y apuntalar políticamente a Cristina. Nosotros estamos esperando a ver que decide hacer el peronismo”, concluyó.