Desigualdad a simple vista

Está medido y probado: las mujeres trabajan más en la informalidad que los varones, cobran un 25% menos y sufren más desempleo. Una de las causas es el mayor tiempo que ellas le destinan al trabajo doméstico no remunerado. Mientras ellos le dedican 3,4 horas diarias, a ellas les ocupa el doble. La desigualdad también es muy fuerte en los trabajos de la política.

 jueves, 7-marzo-2019

Las mujeres están sobrerrepresentadas en los trabajos menos calificados.


Algunes le dan algún crédito (aunque sea irónico) a los inefables terraplanistas, pero ponen en duda (sin ironía) el concepto de desigualdad de género en el ámbito laboral y en la representación política. Pero estas inequidades se miden, se calculan en plata, en puestos y en lugares expectables y son detectables casi a simple vista en cualquier empresa o dependencia gubernamental.

En relacion a lo laboral, hoy se conoció un trabajo de la agrupación Mujeres Sindicalistas de la Corriente Federal que tiene conclusiones frustrantes.

Empleo en negro: 36% de mujeres trabajadoras no están registradas. La general del trabajo en negro es del 33% aproximadamente.

Desempleo: las mujeres sufren el desempleo un 2,6% más que los varones (lo que se agudiza en mujeres jóvenes y viejas)

Salarios: las mujeres cobran un 25% menos que los varones por igual tarea.

Tipos de empleo: la mujeres están sobrerrepresentadas en trabajos de menor paga como la docencia, la sanidad (enfermería) y el trabajo en casas de familia. La inmensa mayoría de las empleadas domésticas son mujeres, lo que incide en la tasa de trabajo informal de mujeres, ya que el 75%de las empleadas de casas particulares está en negro.

Las causas de esta desigualdad es el trabajo doméstico y de ciudado de personas (hijos, padres ancianos, enfermos, etc) que recae mayoritariamente en las mujeres, lo que les quita tiempo. El 90% delas mujeres consultadas en la encuesta de Sindicalistas dijo que realizaba tareas hogareñas y de cuidado, contra menos del 60% que dijo hacerlo entre los varones. Ademas, las mujeres le dedican unas 7 horas diarias al trabajo doméstico, contra 3,4 que le destinan los varones.

¿Y en política?

Un informe de la Fundación Córdoba de Todos realizado en el ámbito municipal detectó fuertes asimetrías de género en la actual gestión. Sin embargo, la situación no puede adjudicarse estrictamente a la política del intendente Ramón Mestre: nunca en la historia de la ciudad hubo un intendente o viceintendente (desde que existe el cargo) mujer.

Lo que sí es respondabilidad del actual gobierno comunal es la participación actual de mujeres en el gabinete y toda la planta política. De los 302 funcionarios municipales, el 82% son varones y el 28% son mujeres. Si se reduce el foco en los secretarios de Mestre, de los 22 cargos ejecutivos que existen, solo tres están ocupados por mujeres.

Por otra parte, la Fundación Córdoba de Todos destacó que, si bien en 2018 el Concejo Deliberante aprobó una ordenanza que establece la paridad 50 y 50% en la listas para cargos legislativos en la ciudad de Córdoba, no incluyó personas trans ni identidades disidentes. “El proyecto de paridad habla de hombres y mujeres y no incluye identidades disidentes”, sostiene la ONG. Pese a que la ordenanza salió, no es la panacea. “No se modificó la carta orgánica, con lo cual, este avance es fácilmente reversible para cualquier otro gobierno, y no está reglamentado si debe haber un orden de las listas en función del género” aclaró la Fundación.