Desmedidos

Durante 72 horas Movypark no cumplió con su servicio y el intendente Martín Llaryora decidió poner fin a la concesión. La empresa encargada de cobrar el estacionamiento medido en la ciudad de Córdoba mantiene una deuda millonaria con el proveedor del software. Además en octubre filtró datos personales y financieros de 50 mil usuarios. Movypark tenía una facturación anual de alrededor de 205 millones de pesos.

 martes, 10-marzo-2020

La empresa Movypark opera en más de 10 ciudades del país cobrando el estacionamiento. Desde este lunes, no funciona más en la ciudad de Córdoba porque no cumplió con su servicio


El fin de semana pasado Movypark mordió banquina. Durante más de 72 horas la empresa que regula el estacionamiento medido en la ciudad de Córdoba no cumplió con su servicio y el lunes el intendente Martín Llaryora decidió dar de baja la concesión hasta que encuentren otra compañía. Según informó el concejal oficialista Juan Domingo Viola, por ahora el estacionamiento será gratuito, no se cobrarán multas y habrá un reclamo para la devolución del saldo a los usuarios que se hayan visto perjudicados por esta medida del Municipio.

En la extensa cadena de culpas, el llaryorismo no dudó en culpar al ex intendente Ramón Mestre por otorgar a Movypark el servicio, al que el edil Viola calificó como “deficiente, precario y atado con alambre”. Desde Córdoba Cambia, el concejal Juan Hipólito Negri se diferenció del radicalismo mestrista y advirtió que en su momento había anticipado “los antecedentes desastrosos” que tenía esa empresa “mala y cara”. Por su parte, la compañía culpó al Centro Superior para el Procesamiento de la Información de la Universidad Nacional de La Plata (Cespi) – propietario del software que necesita la app para funcionar – al argumentar que la falla residía en sus servidores. Pero Juan Marra, director de dicha institución, denunció que la empresa mantiene una deuda millonaria con ellos, a pesar de que tenían alrededor de 205 millones de facturación anual sólo en concepto de estacionamiento (sin contar las multas, los acarreos y las estadías de los autos).

Lo cierto es que el año pasado, a raíz de una investigación de Gonzalo Ávila – desarrollador informático – se descubrió que, además, el sistema era totalmente vulnerable y que no existía ningún protocolo de seguridad. Tanto así que en octubre 50 mil usuarios fueron víctimas de la filtración de datos personales y financieros por parte de la app de Movypark, algo que no sólo sucedió en nuestra ciudad sino también en Escobar, provincia de Buenos Aires. El concejal de Encuentro Vecinal, Juan Pablo Quinteros, manifestó su preocupación por el uso de los datos que genera este tipo de empresa. “Tienen una base de información gigante sobre los usuarios, no sólo sus datos personales y de las tarjetas de crédito, sino también sobre sus vehículos, movimientos, costumbres”, señaló al portal Marca Informativa.

Siempre cerca de Cambiemos

La empresa Movypark llegó a Córdoba a fines del año 2017 y tenía contrato por diez años. Desde el primer momento fue cuestionada por la oposición política y por los mismos ciudadanos que reclamaron las irregularidades del sistema. De hecho, ya ha tenido inconvenientes en otras ciudades del país como La Plata, Mar del Plata, La Matanza, Pilar, San Martin y Chivilcoy donde también opera.

El interrogante es, entonces, cómo logró tener tanto protagonismo esta empresa en todo el país, o bien, quiénes están detrás de este negocio. Según informa Marca Informativa, Movypark es el resultado de la unión temporal de otras dos compañías: MovyPay y Plus Mobile Comunications. Esta última fue denunciada años atrás por una millonaria evasión fiscal.

En ambas empresas, figura Carlos Zipilivan – director de Plus Mobile Communications al momento que fue denunciada – que a su vez, tiene como socio a Juan Carlos Yusso, un contador y auditor de compañías de seguro bastante flojo de papeles. Yusso también aparece como integrante del directorio de la empresa Crédito y Caución SA que tiene como accionista a José María Torello, ex jefe de asesores de la presidencia de Mauricio Macri.

Como pieza final de este rompecabezas, José María Torello – un “buena onda”, según su leyenda de Twitter – fue quien se peleó a trompadas con Hernán Lombardi a fin del año pasado en la Casa Rosada; quien militaba y defendía, con claros intereses, la aplicación del voto electrónico; y tal cual sus amigotes empresarios, fue uno de los que se benefició con la compra del dólar futuro.