Desprotegidos

Un informe de la Fundación Soberanía Sanitaria muestra el recorte que sufrieron durante el macrismo las áreas dedicadas al estudio y la prevención del hantavirus. Además, critica la degradación del Ministerio de Salud y remarca que la actual Secretaría sólo lleva adelante acciones de comunicación.

 martes, 15-enero-2019

Epuyén fue el epicentro del brote de la enfermedad, que ya tiene 10 víctimas fatales.


El brote de hantavirus que se cobró diez vidas en el sur del país se da en un marco de ausencia del Estado nacional en cuanto al cumplimiento de sus funciones en materia de Salud. La Fundación Soberanía Sanitaria elaboró un informe en el que pone de relieve la importancia que tiene la degradación del Ministerio a Secretaría y los recortes presupuestarios llevados a cabo por la administración macrista.

“Las acciones que la Secretaría de Gobierno en Salud viene desarrollando a raíz del brote de hantavirus son únicamente de comunicación, delegando en la provincia el resto de las acciones para controlar el brote y prevenir nuevos casos”, destaca el documento. Además, subraya que “la comunicación fue tardía” ya que el alerta epidemiológico fue emitido un mes después de conocerse los primeros casos, además de que sirvió sólo como generador de alarma “pero sin transmitir adecuadamente medidas de cuidado”.

Por otro lado, el informe es crítico con la decisión del gobierno nacional de optar por la vía punitiva, enviando a policías a controlar el cumplimiento de las pautas sanitarias y argumenta que esto evidencia “la ausencia de políticas propuestas por el responsable del sistema de salud, el ejecutivo nacional, que podría enviar equipos de salud para reforzar la zona, realizar rastrillajes, capacitaciones, soporte técnico, visitas domiciliarias”.

Los recortes en salud, una constante del macrismo

Soberanía Sanitaria hizo un repaso de los recortes presupuestarios que sufrieron desde 2016 las áreas vinculadas al estudio y prevención del hantavirus. La Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud “Dr. Carlos Malbrán” (ANLIS) es un organismo descentralizado de la Secretaría de Salud. Entre 2016 y 2019, el recorte presupuestario fue del 35,73 %. Allí es donde, según el propio secretario de Salud, Adolfo Rubinstein, se está estudiando el brote: “estamos haciendo todo el apoyo técnico y logístico a las autoridades sanitarias del Sur. Todo lo relacionado al procesamiento de las muestras se están realizando en el Instituto Malbrán”.

Por su parte, el Programa de investigación, desarrollo y servicio en virosis humanas del ANLIS acumula una reducción del 28,28 % entre 2016 y 2019. El Programa de prevención y control de enfermedades endémicas vio reducido su presupuesto en un 72 % en ese período. Finalmente, el área de Prevención epidemiológica y control de enfermedades agudas sufrió un recorte del 80,72 % en esos tres años.