Detractores de la paz

La infectadura, la cuarentena más larga del mundo, las restricciones a la libertad y, ahora, el fantasma del ‘que se vayan todos’. Este fue el aporte a la gobernabilidad que realizó anoche el ex ministro del Interior de Mauricio Macri, Rogelio Frigerio, durante una entrevista a LN. Según la investigadora Paula Canelo, Juntos por el Cambio es una fuerza política que necesitar de la polarización para existir.

 miércoles, 26-agosto-2020

Con un discurso antipolítica desde la política, el ex ministro Rogelio Frigerio, vaticinó una crisis similar a la del 2001 y un nuevo "que se vayan todos" si el gobierno nacional no escucha a la gente.


Desde que comenzó la pandemia, Juntos por el Cambio disimuló sus críticas al gobierno nacional sólo durante las primeras semanas. A partir de abril, la opereta de la oposición instaló el debate en torno a la falsa dicotomía “economía/salud”; luego se ocultó detrás de científicos e intelectuales en el documento que advertía sobre el peligro de la “infectadura”; después insistió con la “cuarentena más larga del mundo”; más tarde le sumó el reclamo por las “libertades individuales” y la “defensa de la República”; y ahora – con la ayudita de Eduardo Duhalde – pronosticó una probable crisis política como la del 2001 con el regreso del “que se vayan todos”.

Anoche, durante una entrevista en canal LN, el ex ministro del Interior, Rogelio Frigerio, afirmó que el país vive una situación similar a la de diciembre del 2001 y consideró que, probablemente, sea peor “en términos de la caída del nivel de la actividad”. Además, señaló que la gente está cansada de la dirigencia política. “Estamos cerca del ‘que se vayan todos’, si no se ponen a la altura de las circunstancias”, alertó el ex funcionario que había admitido que Cambiemos no fue bueno “con los pronósticos”. Con un discurso antipolítica, aseguró que “ninguna facción política ha podido mejorarle la vida a la gente” en 50 años y cuestionó al presidente Alberto Fernández por no entender “lo que está viviendo hoy la familia argentina”.

En ese sentido, la investigadora de Conicet, Paula Canelo, analizó el comportamiento de la oposición en este contexto de pandemia. Para la Doctora en Ciencias Sociales y Magister en Ciencia Política, tanto Cambiemos como el kirchnerismo son “hijos ultrapolíticos de la crisis del 2001”. “A Juntos por el Cambio le cuesta mucho funcionar en escenarios que no estén polarizados”, sostuvo a Futurock . En ese sentido, la socióloga valoró la estrategia inicial de “negociación y diálogo” del presidente, pero advirtió que la “moderación” deja de ser una herramienta política para vincularse con el adversario en momentos de crisis como este. “Rodríguez Larreta está jugando el rol de opositor moderado y que los costos políticos de la pandemia y la cuarentena los pague el gobierno de Alberto Fernández”, concluyó.