Dictadura Cívico-Militar

En un juicio histórico, condenaron por primera vez como partícipes directos de delitos de lesa humanidad a dos exdirectivos de una multinacional. Pedro Müller y Héctor Sibilia, fueron encontrados culpables del secuestro y torturas de trabajadores de Ford.

 martes, 11-diciembre-2018


El Terrorismo de Estado que provocó 30 mil desaparecidos y otros millares de muertos y exiliados hubiera sido imposible sin la complicidad de poderosos sectores civiles, tanto del ámbito empresario, eclesiástico y judicial.

Después de múltiples condenas a los responsables militares, hoy el El Tribunal Oral Federal número 1 de San Martín condenó a los exdirectivos de la multinacional Ford, Pedro Müller y Héctor Sibila, por el secuestro y las torturas de trabajadores de la planta que la automotriz tiene en General Pacheco durante la última dictadura cívico militar.

Müller, que era jefe de manufactura para el momento de los hechos, recibió la pena de 10 años de cárcel. En tanto que Sibila, a cargo de la seguridad de la planta, 12 años. El tercer imputado, el represor Santiago Riveros, el último jerarca de la dictadura que sigue vivo, fue condenado a 15 años de cárcel.

E

l TOF consideró que las penas deben cumplirse en cárceles comunes, pero por la edad que tienen los condenados fueron habilitados a cumplir las penas en sus casas.

Aunque son sensiblemente menores a las pedidas por la querellas y la fiscalía –fueron de 25 años–, las condenas son históricas ya que es la primera vez que la justicia argentina condena a jerarcas de una multinacional no solo por su complicidad con el plan sistemático de la última dictadura sino por su participación directa en los crímenes de ese genocidio. Por unanimidad los jueces del TOF 1 de San Martín calificaron los hechos debatidos en el juicio como delitos de lesa humanidad.