Dream Team

Con la iniciativa de los Milwaukee Bucks, la NBA decidió suspender los partidos que estaban previstos para hoy como señal de protesta frente al racismo y la brutal violencia policial que sufre la población afroamericana en Estados Unidos. El reclamo fue apoyado por el ex presidente Barack Obama y la hija de Martin Luther King, pero cuestionado por el provocador Donald Trump que adjudicó la cancelación de los playoffs a los malos “índices de audiencia” que tiene la Liga.

 jueves, 27-agosto-2020

La NBA tomó la iniciativa de suspender partidos de la liga en señal de protesta por la violencia policial y el racismo que viene sufriendo la población afroamericana en Estados Unidos.


A pesar de la histórica lucha contra el racismo, Estados Unidos continúa reproduciendo monstruos racistas y violentos en sus fuerzas de “seguridad” que accionan brutalmente sobre la población afroamericana. Luego de que el domingo pasado, un policía del Estado de Wisconsin – identificado como Rusten Sheskey- ejecutara, a quemarropa, siete disparos sobre la espalda del joven Jacob Blake, el movimiento Black Lives Matter y muchos otros sectores de la sociedad volvieron a exigir el fin de la violencia racial.

En lo que se convierte en un hecho histórico, la NBA suspendió los partidos que estaban previsto para hoy a partir de la iniciativa que tuvieron los Milwaukee Bucks – el equipo de básquet que tiene en sede en el Estado donde se produjo el tremendo episodio – de no presentarse a jugar ayer frente a Orlando Magic. La medida recibió el apoyo de numerosos jugadores y fue imitada por la WNBA femenina que canceló toda su programación. También se sumaron el fútbol, el béisbol y el torneo de tenis de Cincinnati que pusieron en pausas sus compromisos deportivos. “Así que no nos escuchan…Bueno, ahora tampoco pueden vernos”, advirtió J.R. Smith, jugador de Los Ángeles Lakers.

La histórica suspensión recibió el apoyo del ex presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, quien los felicitó por “dar el ejemplo” y “defender aquello en lo que creen”. También Bernice King – la hija del activista Martin Luther King – brindó por el compromiso del mundo del deporte contra la segregación y la discriminación de la que son objeto las personas negras en su país. “Como dijo mi padre, ‘la verdadera medida de un hombre no la da dónde se posiciona en momentos de comodidad y calma, sino dónde lo hace en tiempos de controversia y desafío”, recordó directora del Centro para el Cambio Social No Violento.

Quien mantuvo su estilo provocador y negador de la profunda crisis que atraviesa Estados Unidos, fue nada más y nada menos que su presidente. Donald Trump intentó desautorizar a la NBA calificándola de “organización política”. “Eso no es bueno”, opinó. “No sé mucho sobre la protesta de la NBA. Sé que sus índices de audiencia han sido muy malos porque creo que la gente está un poco cansada de la NBA”, provocó. “Donald Trump y los demás hablan de miedo mientras somos nosotros los que recibimos los disparos. Es increíble, seguimos amando a este país y este país siguen sin amarnos a nosotros”, dijo Dallas Mavericks, entrenador de los Clippers, el martes pasado.