Despejado

Córdoba
Capital

EN VIVO
NADA DEL OTRO
MUNDO
/ de 7 a 9 hs
suscripcion alreves.net.ar

Dujovne incendiado

Luego de conocerse que el ministro de Hacienda tenía declarada su casa ante el fisco como un baldío, desde su entorno lo justificaron diciendo que el final de obra fue presentado “hace años” pero se incendió.

 Martes, 12-junio-2018

Nicolás Dujovne tiene una lujosa casa de 282 mt2 cubiertos, pero tributa como si fuera un baldío.


El ministro Nicolás Dujovne volvió a quedar expuesto como un hombre poco afecto al pago de sus obligaciones tributarias y un experto en el arte de la gambeta fiscal. El diario Tiempo Argentino reveló que tenía declarada su lujosa casa de 332 mt2 de terreno y 282 mt2 cubiertos como un “descampado”, tal como consta en los registros de la AGIP (órgano recaudador de la ciudad de Buenos Aires).

Sus voceros salieron a responder ante esta denuncia y dieron una excusa que sorprendió. Cual si fuera un alumno que no hizo la tarea, el ministro mandó a decir que el final de obra fue presentado “hace años” pero se perdieron en un incendio en los archivos de la agencia porteña de recaudación.

“El 27 de abril de 2009, mediante firma certificada ante escribano público, se instrumentó la declaración jurada de finalización de la obra y de empadronamiento inmobiliario a ser presentadas ante la Dirección General de Rentas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”, dijeron desde el Palacio de Hacienda.

Eso sí: aseguraron que una vez resuelta la situación, hecho el empadronamiento y completado el trámite, el ministro Dujovne “abonará el ABL correspondiente al mayor valor del inmueble desde abril de 2009 hasta la actualidad”.

Esta denuncia, que se suma a la realizada por la revista Noticias respecto a un blanqueo de 20 millones de pesos poco antes de asumir como funcionario y aprovechando una medida del gobierno del cual luego sería parte, llega en un momento en que el ministro está en el centro de la escena por el acuerdo con el FMI. De hecho, esa misma casa, la que tiene declarada como baldío, es a la que invitó a comer a la gerente del Fondo, Christine Lagarde.

En este contexto, aunque el ministro adujo que los papeles se incendiaron, parece que el único que se prendió fuego fue él mismo.