Ecuador: huelga nacional y toque de queda

El país atraviesa una seria crisis política. El presidente Lenín Moreno mudó el gobierno de Quito a Guayaquil y decretó toque de queda en edificios públicos y alrededores. Hoy se inicia la protesta nacional de trabajadores, estudiantes y organizaciones sociales. El paquete de ajuste es un pedido del FMI.

 Miércoles, 9-octubre-2019

Encabezadas por transportistas e indígenas, las protestas en Ecuador se multiplican por todo el país.


La escalada en Ecuador parece agravarse y se profundiza la crisis política generada por las medidas gubernamentales dispuestas por el presidente Lenín Moreno. La eliminación del subsidio al combustible –que el Gobierno calificó como “clave”- desató una andanada de protestas, especialmente por parte de los transportistas, luego de que los combustibles llegaron a aumentar hasta un 123 %. Hoy, el día arrancó con algunos disturbios en el comienzo de la ‘Huelga nacional y paro del pueblo’.

La medida fue convocada por el Frente Unitario de Trabajadores (FUT) al que se unieron otros gremios, organizaciones estudiantiles, sociales y la Confederación de Nacionalidades Indígenas. Justamente los indígenas se distanciaron de los hechos de violencia –a los que los medios quisieron vincularlos- y hablaron de “infiltrados”. Es más: amenazaron con aplicar la “ley indígena” a aquellos que generen violencia en las manifestaciones.

El ambiente viene caldeado desde ayer, cuando el presidente Lenín Moreno decidió trasladar el Gobierno de Quito a Guayaquil, debido a una breve toma del Congreso por parte de las organizaciones indígenas. Además, declaró el toque de queda “en áreas aledañas a edificaciones e instalaciones estratégicas” que impide la circulación en horario nocturno y responsabilizó a Rafael Correa por los levantamientos en su contra.

A pesar de que en las protestas resuena el pedido de que Moreno deje la presidencia, pero dijo que no lo hará “bajo ninguna circunstancia” y reafirmó que está tomando “las decisiones correctas”. “En el momento que el pueblo ecuatoriano desee que me vaya, yo me iré”, agregó Moreno.

El FMI, siempre tras los ajustes

El Fondo Monetario Internacional financió a Ecuador con 4.000 millones de dólares y pidió a cambio que el presidente de ese país apruebe un ‘paquetazo’ de medidas económicas de ajuste. La quita de subsidios al combustible era parte de eso. Las otras incluyen una reforma tributaria y una reforma laboral. ¿Te suena, Argentina? Las medidas son las que pide siempre el organismo de crédito, y siempre terminan igual: con un pueblo totalmente empobrecido y con estallidos sociales.

El FMI, finalmente, es el de siempre. Y lo es en todos lados.

El papel de Correa

El expresidente sigue siendo la figura de mayor peso de la política ecuatoriana. Perseguido judicialmente y afincado en Bruselas (Bélgica). Desde el Parlamento Europeo –y no desde Venezuela, como denunció el Gobierno ecuatoriano y la oposición venezolana-, pidió elecciones anticipadas: “Ecuador tiene esos mecanismos, establece la anticipación de elecciones en casos de grave conmoción social como el que estamos viviendo para resolver el conflicto de manera pacífica y democrática”.