“El agronegocio es violencia constante”

A pocos días de la sentencia que intenta desalojar a Ramona Bustamante por tercera vez, no cesan las agresiones. Esta semana hubo aviones fumigando en el campo del lado que pasaron por arriba de su casa. Victoria Gauna, abogada del Movimiento Campesino, remarcó que la mujer sufre amenazas desde hace 18 años y las vinculó a un “modelo extractivista de muerte”.

 jueves, 11-marzo-2021

Desde el año 2003, Ramona Bustamante padece los intentos de desalojo, el asesinato de sus animales y las fumigaciones en su campito del norte cordobés.


A menos de un mes de cumplir sus 95 años, Ramona Bustamante resiste. Las infinitas maniobras y vericuetos judiciales que viene soportando desde hace más de 20 años han consolidado su espíritu luchador. No sólo enfrentó dos violentos desalojos que tuvieron lugar a fines de diciembre del 2003 y en pleno enero de 2004 – fechas en donde, generalmente, la Justicia ya descansa en su “feria judicial” – sino que también sufrió la destrucción de su vivienda con una topadora, el envenenamiento del pozo de agua y el asesinato de algunos de sus animales.

Esta semana, a pocos días de que la jueza patriarcal Emma del Valle Mercado hiciera lugar al pedido de desalojo de los empresarios Edgardo y Juan Carlos Scaramuzza, hubo aviones fumigando el campo del lado – plagado de soja – que pasaron por arriba de la casa de Ramona y de su hijo Orlando. “Lo que pasó en estos días es un ejemplo de lo que viene pasando del 2003 a esta parte”, aclaró Victoria Gauna, abogada de la mujer campesina. “En este territorio de Las Maravillas, la agresión constante es el agronegocio”, aseguró.

 

 

Según detalló a Nada del Otro Mundo, han denunciado ciento de veces las fumigaciones pero “sigue ocurriendo”. “Tiene que ver con un modelo extractivista que es totalmente contrario al modelo que Ramona y Orlando ejercen en ese lugar”, explicó. “Las amenazas y agresiones sobre sus animales también son parte de este modelo de muerte” agregó.

El hostigamiento permanente por parte de los hermanos ruralistas no encuentra un freno del gobierno provincial – que mira hacia otro lado – ni del Poder Judicial que es cómplice del brutal intento de apropiación de las 150 hectáreas de Ramona. Si bien apelaron la sentencia de desalojo, les abogades pelean por una salida política. “Estamos solicitando la expropiación de ese campo y que se reglamente la Ley de Agricultura Familiar en la provincia”, sostuvo la letrada del Movimiento Campesino de Córdoba. “Hay muchísimas otras Ramonas que están pasando por este conflicto y que no lograron tener visibilidad”, lamentó.