El ajuste es oscuridad: el sistema que podría haber evitado el apagón

Un ingeniero del INTI desarrollaba un sistema de monitoreo en tiempo real de la red eléctrica nacional. Cuando lo tenía casi listo, las autoridades del organismo desfinanciaron el proyecto y lo despidieron. Esa tecnología podría haber permitido detectar tempranamente la falla y aislarla para que no arrastrara a todo el sistema interconectado nacional.

 miércoles, 26-junio-2019

Luciano Domínguez Pose denuncia que el INTI se quedó con los 20 millones del FonArSec y no se sabe para qué los usó.


Pocas veces hay ejemplos tan claros y concretos de cómo el ajuste afecta nuestra vida cotidiana. Luciano Domínguez Pose, ingeniero de 36 años del INTI, trabajaba en el desarrollo para nuestro país de una tecnología de punta: un sistema de medición que permite el monitoreo en tiempo real de una red eléctrica. El proyecto –en el que participaban el INTI, Conicet, la Universidad de La Plata y una empresa privada- era financiado con 20 millones de pesos del Fondo Argentino Sectorial (FonArSec). Cuando el desarrollo ya estaba avanzado y cerca de la posibilidad de su implementación, las autoridades del INTI lo desfinanciaron.

Encima, en enero de 2018, Luciano fue uno de los 266 despedidos del INTI, en una de las medidas de ajuste científico más brutales del gobierno macrista. Un año y medio después, el 16 de junio pasado, 50 millones de argentinos, uruguayos y paraguayos nos quedamos sin luz. La tecnología que desarrollaba Domínguez Pose podría haber detectado la falla de manera temprana para aislarlo y evitar el desastre.



“Esta tecnología viene a suplantar a una de hace más de tres décadas en estado de semi obsolescencia. Entré al INTI para eso y veníamos desarrollando un laboratorio nuevo, pionero en Argentina. Esto iba a estar a disposición en 2017 para ser instalado a lo largo y ancho del país”, contó el ingeniero, que fue reincoporado al INTI varios meses después de su despido gracias a un fallo judicial. “Las autoridades del INTI, lejos de reactivar el proyecto, me hostigan por ser delegado gremial”, relató sobre su regreso al organismo.

Domínguez Pose explicó que la tecnología que él estaba desarrollando nació en Estados Unidos, cuando un apagón afectó a 50 millones de personas –la misma cantidad que nuestro apagón del Día del Padre- en la costa este que generó caos especialmente en la ciudad de Nueva York. “No sabemos si el apagón se podría haber evitado –ya que todavía no hubo versión oficial sobre qué fue lo que pasó- pero sí se podría haber visto la falla y aislado, sacado de servicio algún modulo para que no arrastre a todo el SADI (Sistema Argentino de Interconexión Eléctrica)”, indicó Domínguez Pose. Claro: para aislar la falla, primero es necesario detectarla, y eso es lo que hubiera permitido la tecnología que el ajuste nos quitó.

“Si uno necesita operarse, ¿prefiere operarse con un médico que dispone de una tecnología de hace 50 años o con la mejor tecnología de punta? Teniendo mejores herramientas contamos con mejores condiciones para que esto no pase”, ejemplificó el ingeniero, quien sostuvo que están los recursos científicos y económicos (el FonArSec le giró los fondos al INTI, pero no se utilizaron para lo que debían) para avanzar con el desarrollo: “Hay una decisión política de obturar eso y de que Argentina no disponga de las mejores tecnologías para un servicio esencial para el pueblo”.

El ajuste en ciencia y desarrollos tecnológicos es un sello de este gobierno. Y el INTI es uno de los grandes ejemplos. “Esto destaca la importancia que tiene el INTI. A veces, cuando hablamos de vaciamiento científico no se ve concretamente. Este es un ejemplo que se traslada a cada uno de los usuarios directamente”, concluyó Domínguez Pose.