El banquete de los especuladores

De acuerdo a un relevamiento de Focus Market, la cena de fin de año alcanzó un aumento interanual del 47%. Según especialistas, el desmesurado incremento de precios en los alimentos está vinculado a la presión de los exportadores sobre el mercado interno, la especulación en el circuito de comercialización y la liberación de las restricciones a la carne durante el gobierno de Mauricio Macri.

 lunes, 28-diciembre-2020

La mesa de fin de año registró un aumento interanual del 47% y los analistas apuntan a la presión de los exportadores en el mercado interno.


A pesar de la pandemia y las medidas de regulación implementadas por el gobierno nacional, la cena de fin de año va a estar “salada”. De acuerdo a un relevamiento de la consultora Focus Market en base a 11 productos, la mesa del 31 tendrá un aumento que oscila entre el 30 y el 47%, dependiendo calidad y marcas de los alimentos/bebidas. Una suba que, en el caso de los presupuestos “intermedios” y “premium”, supera la inflación interanual del 35,8% registrada por el Indec hasta noviembre pasado.

Según los especialistas, el origen del desmesurado incremento en los precios de los alimentos tiene como origen la presión de los exportadores sobre el mercado interno – aumento del valor de la tonelada de soja que se traslada a la tierra y, en consecuencia, a los productos – ; la entrada de China como principal comprador de Argentina; la especulación en el circuito de comercialización; la estacionalidad de las frutas y hortalizas; y las condiciones climáticas, en menor medida.

El asado de Macri

Para el investigador del CEPA, Juan Pablo Costa, la liberación de las restricciones a la exportación de carne durante el gobierno de Mauricio Macri determinó la dolarización del precio de los cortes que consumen los argentinos. “Se pasó a una triplicación del mercado de exportación y además hubo muchos problemas con el tipo de cambio”, explicó en diálogo con AM 750. “Esto es una combinación letal para los precios internos”, afirmó. En el mismo sentido, se pronunció Miguel Schiariti, titular de la Cámara de la Industria de Carnes (CICCRA), quién sumó el aumento del 100% que registró el maíz de marzo a diciembre – principal insumo para engorde de corral – como otro factor de encarecimiento de la carne. “Muchos productores pusieron a engordar el ganado a base de pasturas, que es un proceso más económico, pero más lento. Eso nos deja a fin de año sin una oferta necesaria”, detalló a El Destape.

Por su parte, Pedro Busetti, titular de DEUCO – Defensa de Usuarios y Consumidores – adjudicó la suba de costos de los alimentos a un “incumplimiento mayúsculo” de los grandes formadores de precios. “Cuando el gobierno nacional dicta los precios máximos y habilita el control, clausura más de 500 supermercados”, recordó a AM 750. “No hay mucho esfuerzo en colaborar”, opinó. “El gobierno vive entre la tensión de volver a establecer cupos de exportación para abastecer el mercado interno – con todos los problemas políticos que esa medida te puede generar – y, a la vez, tiene una necesidad acuciante de dólares para el pago de la deuda”, analizó el especialista del CEPA. “El acuerdo de precios para algunos cortes de carne, por ejemplo, parece ser la mejor salida para el Estado”, finalizó el sociólogo.