El club Maipú, asfixiado por los tarifazos

El club Maipú de nuestra ciudad, de rodillas ante el tarifazo: debe 380 mil pesos de gas y peligra su continuidad. Victoria Bouchard, miembro de la Comisión Directiva, hizo un posteo en redes sociales que puso el tema sobre la mesa. “¿Cómo es posible que instituciones sin fines de lucro se vean sometidas a semejantes atropellos neoliberales y de nula empatía social?”, se preguntó.

 viernes, 10-mayo-2019

El club Maipú tiene su eje en la pileta, que le provee los ingresos para su funcionamiento. La falta de gas la cerraría.


La historia de la película “Luna de Avellaneda” –paradójicamente dirigida por el ultramacrista Juan José Campanella- parece hacerse realidad en cada club de nuestros barrios. El club Maipú alberga una gran variedad de actividades deportivas y sociales en un barrio muy populoso de nuestra ciudad y hoy, producto de los sucesivos tarifazos y la crisis económica, se encuentra al borde del precipicio.

“El club, que tiene al básquet y a la natación en los más altos niveles provinciales, que promueve valores como la amistad y la solidaridad, que contiene a cientos de pibes todos los días, que van a picar la pelota, o a nadar desde tempranito, que hace hasta lo imposible para que no le falte una remera a ninguno, que lava las camisetas de todos, que se involucra hasta el más mínimo detalle de cada socio o jugador, hoy debe 350 mil pesos a Ecogas”, escribió Victoria Bouchard, miembro de la comisión directiva, en sus redes sociales. Haciendo las cuentas nuevamente, la situación es peor: en realidad el club debe 380 mil pesos, cifra que lo pone al borde del cierre.

La empresa les puso como límite el día de hoy para pagar 110 mil pesos o de lo contrario se cortaría el servicio. Según contó Bouchard en diálogo con el programa Nada del Otro Mundo, hasta ayer se habían juntado 47 mil pesos y se negoció con la empresa la bonificación del 50 % sobre los intereses de la deuda. “Nos están llegando facturas mensuales de gas de 70 mil pesos. Es insostenible. Ahora tendríamos que pagar cuotas de 70 mil pesos (por la deuda) más los 70 mil mensuales que llegan. Nos cortan el gas y nos cortan la pileta, que es lo que más ingresos nos da. El club se mantiene con eso”, señaló con preocupación.



Bouchard contó que desde el club se organizan distintos eventos con los que se pueden llegar a recaudar hasta 40 mli pesos. “Siempre tuvimos la idea de que eso ayudara a la construcción del club, no para pagar tarifas. Ahora recaudamos para pagar el gas”, apuntó.

Bouchard expresó que “el Estado nos dejó a la deriva, con empresas que deciden lo que tenemos que hacer” y sostuvo que “los clubes y entidades sin fines de lucro deberían tener tarifas diferenciales”. En el club trabajan unas 25 personas, sumando los profesores de natación, básquet y vóley, más el utilero, tres secretarías y los profesores que dan clases de forma independiente (patín, danza, etc.). Desde la comisión directiva reconocen que por la situación económica “no podemos estar al día en nada, salvo en los sueldos, que son la prioridad”.

No sólo las tarifas atentan contra la actividad deportiva y social. La difícil situación de las economías familiares hace que muchos socios se atrasen o directamente dejen de pagar la cuota, por lo que los ingresos disminuyen. A eso hay que sumarle que la cuota se ha visto devaluada, ya que por obvias razones no corre al mismo ritmo que la inflación o el dólar, como sí lo hacen los gastos que tiene el club.

“La tarea del club es de contención. Hay un montón de pibes que todos los días van a picar la pelota. Tenemos básquet, vóley, una escuela de futbol gratuita para los chicos del barrio. Tenemos una tarea muy linda que se ve opacada por la falta de políticas que nos ayuden. Es muy triste”, cerró Bouchard.