El comercio en su peor momento

La actividad del sector cayó 12,1% en la comparación interanual de los primeros cinco meses del año, con los peores indicadores de la década. Los planes para reactivar el consumo fracasaron en el intento y no dieron abasto para revertir el retroceso.

 miércoles, 31-julio-2019

La caída interanual fue del 12,1% entre el período de enero a mayo


La actividad comercial se retrotrajo un 12,1% en la comparación interanual de los meses de enero a mayo, con una caída que se pronunció por el deterioro del salario real de los trabajadores y la recesión del mercado interno.

Según los datos publicados por el Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE), el comercio nacional se encuentra en el piso más bajo desde 2009, cuando sucedió la crisis internacional que impactó en todo el mundo.

Las expectativas puestas en una mejora del consumo, a través de los planes de pagos en cuotas Ahora 12 y Ahora 18, más la inyección de dinero que coloca en el mercado la mejora salarial por paritarias, no alcanzaron a cumplir con las metas de reactivación a las que aspiraba el gobierno y no hay todavía en el horizonte indicadores de que vaya a haber un rebote.

“Sin consumo privado, no hay recuperación macroeconómica posible. Hoy se ve con claridad: el fuerte empuje del agro no alcanzará para traccionar al conjunto de la actividad, que va a cerrar el año con una baja en torno al 2%”, explicóel economista Sergio Chouza en una charla con BAE.

“El factor determinante es la pérdida de poder adquisitivo, que todavía arrastra caídas anuales cercanas al 10%. Después hay otros factores circundantes: tasa de interés; volatilidad cambiaria; y efecto sobreendeudamiento familiar, porque hay hogares que aún arrastran las deudas tomadas en 2017 en Ahora 24 o créditos Argenta a 40 cuotas, que se refleja en los crecientes indicadores de morosidad”, agregó.

Para lo que queda de la gestión, la consultora LCG prevé que se mantengan los niveles bajos de actividad, con una reactivación muy gradual de los indicadores debido a las tasas elevadas de los créditos que se aplican en el sistema financiero.