suscripcion alreves.net.ar

Coronavirus: el origen del último de los males

El último estudio publicado sobre el extraño virus mortal que comenzó a propagarse en China indica que su origen estaría en una cepa que transmiten algunas especies de serpientes y de murciélagos.

 Jueves, 23-enero-2020

Según las últimas investigaciones, el coronavirus que es epidemia en China tendría su origen en algunas serpientes y murciélagos.


Mientras el brote de coronavirus en China ya mató a 17 personas y hay otras 500 infectadas, las investigaciones para detectar el origen de la enfermedad, que tiene como epicentro a la provincia de Wuhan, indican que las serpientes y los murciélagos serían el primer eslabón de contagios.

Según datos publicados en el periódico The Conversation, las serpientes de las especies krait chino y la cobra china serían dos de las responsables de que el virus se transmita a los humanos. Lo mismo se detectó en una especie de murciélago, cuyo ADN reveló que podría ser el de uno de los vectores del patógeno.

La enfermedad respiratoria, cuyos primeros reportes datan de diciembre pasado, comenzó a propagarse rápidamente a través de personas que visitaron esa provincia china y llegó a infectar a otras en el sur de ese país, en el sudeste asiático e incluso en Estados Unidos.

Las serpientes krait, conocidas también como krait taiwanés o chino, es una especie venenosa que se encuentra en esa región de Asia y que posee el gen de este virus, de acuerdo a la investigación publicada en lrevista Science China Life Sciences, que patrocina la Academia China de Ciencias de Pekín.

“El hecho de que los murciélagos sean los huéspedes nativos del Wuhan CoV (ces una oronavirus) sería el razonamiento lógico y conveniente, aunque sigue siendo probable que haya huéspedes intermedios en la cascada de transmisión de murciélagos a humanos”, explicaron los investigadores.

“Para buscar un reservorio potencial de virus hemos llevado a cabo un análisis exhaustivo de secuencias y comparaciones. Los resultados de nuestro análisis sugieren que la serpiente es el reservorio de animales de vida silvestre más probable”, agregaron otros científicos en un texto publicado en el Journal of Medical Virology, donde identifican a estas serpientes como un “huésped intermedio”.

Aunque los datos todavía necesitan mayores comprobaciones para confirmarse, se sabe que el virus apareció por primera vez en un mercado de alimentos y vida silvestre exótica, donde se venden desde zorros vivos, cocodrilos, cachorros de lobo, salamandras gigantes, serpientes, ratas, pavos reales, puercoespines y carne de camello, entre otras.