“El debate dio cuenta de una madurez de la ciudadanía y de dejar de ver al aborto como un tabú”

La diputada radical Brenda Austin aportó uno de los cinco votos a favor que dio Córdoba a la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo. Luego de 20 horas de debate, dijo que la sesión tuvo un nivel mucho más respetuoso que en 2018 y el proyecto logró contemplar la complejidad de la tragedia del aborto clandestino en Argentina.

 viernes, 11-diciembre-2020

Brenda Austin, de la UCR cordobesa, celebró la aprobación del proyecto y el clima del debate que se extendió por 20 horas en el recinto de Diputados.


Después de casi un día entero de sesión, de discursos inolvidables y otros para el olvido, el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo obtuvo esta mañana la media sanción de la Cámara de Diputados, con 131 votos a favor y 117 en contra, ovacionada por la marea verde que siguió el debate en vigilias comunitarias en plazas y calles de todo el país. Entre los positivos, el de Brenda Austin, una de les cinco legisladores de Córdoba en apoyar la iniciativa, una minoría de representación que no da cuenta de las militancias masivas de mujeres de toda la provincia y que tuvieron como respuesta el voto negativo de 13 diputados.

“Fue intenso, un clima completamente distinto a 2018, con un debate mucho más respetuoso, con mayor altura y un clima social también distinto. Todo eso constribuyó y se reflejó con claridad en el recinto. Contenta con el resultado y también con el proceso”, dijo la diputada en una entrevista con Nada del Otro Mundo. “Da cuenta de una madurez de la ciudadanía, dejar de ver esto como un tema tabú, como si aprobando o rechazando se resolviera el problema cuando en realidad estamos ante el diseño de políticas públicas, a buscar la mejor respuesta posible a un problema complejo. Esto se viene viviendo desde 2018 y es parte de la despenalización social, que tiene que ver con el clima”, agregó.

Según Austin, “ambas iniciativas complementan perfectamente la respuesta integral para la mujer que decide continuar con el embarazo y también terminar con la tragedia del aborto clandestino en nuestro país”, definió. “Es un texto absolutamente superador, que encontró los equilibrios necesarios para no vulnerar ningún derecho. Estaban las instituciones preocupadas para que se incluya la cláusula de objeción de conciencia, lo cual causó rechazo porque las instituciones no tienen conciencia. Se consiguió el equilibrio a partir de la regla de la derivación. Si todos los médicos son objetores de conciencia, deben garantizar la práctica estableciendo convenios con otra institución”.