El default llegó, hace rato

Economistas anticipan que Argentina ya está en default sólo que no se anuncia por los anabólicos del FMI, que permiten estirar la situación. Para el año que viene, los vencimientos ascienden a alrededor de 60 mil millones de dólares, mientras que los desembolsos del FMI serán de 22.400 millones de dólares. ¿De dónde saldrán los recursos para pagar?

 miércoles, 19-diciembre-2018


El fantasma del default ronda la economía argentina. Para muchos economistas, sólo resta saber cuándo se cortará la cuerda y se hará oficial. Es que el año que viene el gobierno tiene vencimientos para el primer semestre de 2019 como mínimo por 44 mil millones de dólares: 36 mil millones de capital y algo más de 7 mil millones de intereses. En el segundo semestre, la mayoría son intereses: 12 mil millones. Sin embargo, por el lado de los ingresos los números no cierran: en una economía que no produce dólares el FMI tiene previsto desembolsar 22.400 millones. El gobierno pronostica que el 60 % de la deuda se va a renovar (algo que se dará sólo con mucho viento a favor) y si así fuera todavía faltarían 10 millones de dólares por cubrir.

“Esto significa, en términos elegantes, el default”, graficó el economista José María Rinaldi.

En caso de tener que reestructurar la deuda, hay dos formas: con el FMI operando adentro, con gran riesgo en cuanto al impacto social; o de manera unilateral, como en 2005 ó 2010, con quitas y negociando independientemente.

El problema principal lo tendrá la próxima gestión. Sólo en 2020 y 2021 vencerán obligaciones de deuda por 95 mil millones de dólares. “La balanza de pagos –ingreso de dólares por comercio exterior- no reacciona a pesar de la devaluación del 300 %”, dijo Rinaldi. A todo eso, hay que sumarle la fuga de capitales y todas las variables que hacen al déficit externo.

Rinaldi advirtió que “cuando hablamos de fuga, hablamos de operadores financieros, que en cualquier momento fugan”. Eso dispararía una nueva corrida. “El mercado de cambio es absolutamente volátil. (Une nueva suba del dólar) es inminente”, señaló Rinaldi. Tanto es así que los brokers recomiendan no renovar títulos públicos más allá de mayo.

La mochila de la deuda

La orgía de deudas de este gobierno le dejará un peso imposible de soportar a la próxima gestión. En caso de que Macri y los suyos lleguen al final del mandato sin declararse en cesación de pagos, el gobierno que entre deberá afrontar vencimientos monstruosos. Los pagos netos de ingresos por el acuerdo con el FMI exigirán desembolsos por 5.600 millones de dólares en 2020, por 21.200 millones en 2021, por 22.300 millones en 2022 y por 7.600 millones en 2023. El total es 56.700 millones de dólares.

Además, los vencimientos de intereses y capital de bonos públicos para 2020 ascienden a 17.000 millones, en 2021 suman 27.000 millones, en 2022 son de 28.900 millones y en 2023 trepan a 22.600 millones. Son 95.500 millones de dólares.

En total, la mochila del próximo gobierno pesará 152.200 millones de dólares.