suscripcion alreves.net.ar

El desembarco

Luego de hacer pie en el millonario negocio de la basura en Córdoba, “Nicky” Caputo, el “hermano del alma” de Macri,  tiene todo listo para participar de la licitación de la planta de tratamiento de Cormecor, actualmente frenada en la justicia por denuncias de contaminación. Según fuentes consultadas por este portal, todo se destrabaría en julio, después de la feria judicial. Las negociaciones políticas con Mestre y Schiaretti serán determinantes para que Caputo siga acrecentando su fortuna a partir de jugosos contratos con el Estado.

 Domingo, 10-junio-2018

El "hermano del alma" del Presidente Macri logró meterse en el multimillonario negocio de la basura.


Por Camilo Ratti

Desde el año 2016, a partir de su sociedad con el poderoso grupo brasilero Solvi (implicado en el Lava-Jato), Nicolás Caputo se dedicó a hacer lobby para desembarcar en Córdoba, la segunda ciudad del país en volumen de basura. Se trata por cierto de un sistema concesionado a empresas privadas a través del cual el estado municipal paga por cantidad de basura enterrada, lo que implica por un lado un altísimo costo en materia presupuestaria (casi el 20% en 2018), y enormes daños ambientales para la ciudad y el Gran Córdoba al no considerar en ningún momento del proceso la disminución de basura.

“Mestre no quería que Caputo participara del negocio, pero el 2019 está muy cerca y Ramón prefirió no tensar la cuerda”, le hizo saber a este portal un dirigente capitalino que siguió de cerca todo el proceso licitatorio. El desembarco de Caputo se dio en el marco de un hermetismo sepulcral por parte de las autoridades municipales, con negociaciones en ámbitos privados, lejos de oficinas o lugares públicos.

En un dato coincidieron empleados municipales, dirigentes políticos opositores al mestrismo y hasta ejecutivos de las empresas que compitieron con Caputo: la posibilidad de su arribo al negocio de la basura en Córdoba se aceleró con el triunfo de Cambiemos en las últimas elecciones legislativas de octubre. A continuación llegó la presentación oficial de las ofertas, el 17 de noviembre de 2017.

números principales de lo que paga la Municipalidad por la basura

Todos estos valores serán actualizados el 1 de octubre, cuando entre en vigencia el nuevo sistema, con Caputo adentro.

Consciente de que sin el apoyo de Macri no será fácil ser el candidato a gobernador de la alianza Cambiemos en 2019, Mestre a fin de lograrlo resignó parte del botín el 30 de mayo pasado y anunció que la sociedad Vega-Caputo (Vega integra el conglomerado de Solvi) será desde el próximo 1 de octubre la encargada de operar el Centro y Macrocentro por casi 2900 millones de pesos para los ocho años de contrato, renovables por otros dos.

Sin embargo, de las tres zonas operables, la que le tocó a Caputo no es el premio mayor. A ese premio se lo seguirán llevando Lusa y Cotreco (12 mil millones entre ambas), hecho que se explica, no a partir del deficiente servicio que ofrecen desde el 2012, sino de sus terminales políticas: Lusa, del correntino Romero, de estrecho vínculo con Mestre. Cotreco, ligada a un sector del PJ y, según un experimentado empleado municipal, “también a un importante funcionario del Palacio 6 de Julio” y “a un conocido dirigente gremial”. No dijo su nombre, pero se trataría de Mauricio Saillen, el jefe del Surrbac.

Cormecor, próximo objetivo de Nicky

Los 54 millones de toneladas de basura enterradas en el predio de Piedras Blancas durante mayo pasado, le costaron a los cordobeses de la Capital $36.060.862 de pesos, abonados por la Municipalidad al Ente de Servicios y Obras Públicas (ESyOP) en dos facturas de $18.030.431.18.

la municipalidad le paga al ESyOP el enterramiento en el predio de Piedras Blancas, que está colpasado

Factura de la segunda quincena de mayo que la Municipalidad de Córdoba le pagó al Ente de Servicios y Obras Públicas por el enterramiento de la basura.

Anualizado, ese monto asciende a un promedio de 432 millones de pesos, cifra que se multiplicará con la puesta en marcha de un sistema más moderno para el tratamiento de una basura que hoy solo se entierra, con un método tan primitivo como contaminante. Al contrato de la disposición habrá que sumarle la construcción de la planta, negocio en el cual el “hermano del alma” del Presidente también juega con empresas propias.

Ese es el objetivo al que le apunta la sociedad Vega-Caputo, quienes la primera vez que mostraron interés en construir la planta del complejo ambiental fue en el 2016. En una nota publicada en La Voz del Interior, el director de Cormecor, Hugo Pesci, reconoció que la UTE Caputo-Vega-Solví le propuso “hacer toda la obra inicial, la infraestructura básica de disposición final, y la planta de selección mecánica para que arranque con 300 toneladas diarias”. En esa oportunidad, Caputo no veía mal la participación de otras empresas en el proyecto, negociación que también estuvo sobre la mesa cuando Mestre le abrió el negocio de la recolección que compartirá con Lusa y Cotreco.

Esta posibilidad se agranda de la mano de dos factores: ser ya un operador en Córdoba con la flamante adjudicación de la zona centro, y su ingreso al despacho presidencial sin necesidad de tocar la puerta. Sin duda, una relación determinante para las ambiciones políticas de Mestre, y de algún modo también estratégica con Schiaretti, la otra voz cantante en el directorio de Cormecor.

Negocios vs medio ambiente

A las aspiraciones de Lusa y Cotreco de morder el otro pedazo de un negocio que, entre recolección, barrido y enterramiento, significará para la municipalidad la friolera suma de poco más de 4 mil millones de pesos en el 2018 (que se reajustará en octubre cuando arranca el nuevo sistema) se presenta el único escollo que tienen las 3 operadoras de la ciudad: un amparo que la justicia aceptó a pedido de vecinos de la localidad de Santa Ana, ciudad que colinda con el predio adonde Schiaretti, Mestre y otros jefes comunales pretenden depositar la basura.

Un total de 54 millones de toneladas se enterrano en mayo en Piedras Blancas

Comprobantes de las 54 millones de toneladas que Lusa y Cotreco depositaron durante las dos quincenas de mayo en Piedras Blancas.

“La licitación está en stand by”, advirtió a este portal el concejal Esteban Domina. “Hasta que no se destrabe, no se podrá avanzar”, agregó el edil sobre el predio que controlaba la empresa Taym, del Grupo Roggio, imputado por contaminación ambiental luego de que en el 2017 una inundación de su planta de residuos peligrosos se desbordara sobre el canal Los Molinos, que provee de agua a toda la zona sur de la capital. Un dato para tener en cuenta: en 2013 Roggio –dueño de Cliba por entonces- perdió a manos de Caputo la recolección de la zona norte de Rosario a través de la empresa LimpAR, también en sociedad con el Grupo Solvi.

“La última información que tengo es que la justicia pasaría para agosto, después de la feria judicial, su decisión sobre el tema Cormecor”, sostuvo Domina. Otra fuente que prefirió el anonimato, pero que forma parte de la estructura del peronismo cordobés, le dijo a Al Revés que “el predio de enterramiento estaría listo para octubre, porque van a probar que no contamina, a diferencia de lo que sostienen los vecinos de Santa Ana. Si es así, habrá luz verde para la licitación”.

De todas maneras, la misma fuente señaló que no se decidió aún si la disposición final estará a cargo de un ente estatal o una empresa privada. “Algunos proponen la extensión de CRESE –responsable de la disposición final-, que se ampliaría hacia otros municipios con más aporte económico por parte de la Provincia. Pero también se habla de una empresa italiana que ofrece un sistema muy moderno de tratamiento de la basura, con el cual hasta hablan de producir gas, como hacen algunos países europeos de avanzada en temas ambientales”.

A la espera del fallo judicial que podría habilitar el negocio del tratamiento final de la basura, “Nicky” aguarda que la suerte de su padrino político siga rindiendo los frutos que cosechan desde que salieron del Cardenal Newman: hacerse cada vez más ricos gracias a los contratos que consiguen a partir de sus vínculos políticos. Ni hablar desde que uno de ellos maneja la caja más grande de todas.