El deseo sin gen

Un estudio en medio millón de personas comprobó que no existe un gen homosexual y que no se puede predecir que un individuo pueda sentirse atraído o no por otro de su mismo sexo.

 viernes, 30-agosto-2019

Un estudio científico sobre medio millón de personas demostró que la homosexualidad no está determinada por un único gen.


A fines de la década de 1990, una teoría científica del norteamericano Dean Hamer planteaba que la homosexualidad masculina tenía una base genética y que los individuos que sentían atracción por su mismo sexo compartían un mismo gen. Sin embargo, una investigación publicada ayer en la revista Science demostró que ese gen no existe, que el deseo no está determinado por un único gen y que las personas configuran su deseo sexual a partir de múltiples combinaciones genéticas, ambientales y sociales.

“No hay un gen de la homosexualidad y es imposible predecir si un individuo tendrá comportamiento homosexual a través de la genética”, explica Ben Neale, del Broad Institute de Harvard, donde se realizó el trabajo en un total de 478.500 voluntarios de entre 40 y 70 años, oriundos de Estados Unidos y el Reino Unido.

El procedimiento consistió en el escaneo de los genomas de los participantes, donde investigadores de la Universidad de Harvard y del Instituto de Tecnología d eMassachusetts (MIT) también indagaron a los participantes con preguntas sobre si tenían parejas del mismo sexo o del sexo opuesto. Entre los resultados se encontró que había miles de variantes que se relacionaban con el comportamiento homosexual, en índices de entre el 8% y el 25% del total de la población analizada.

En las conclusiones, Neale agrega que la sexualidad no es una elección sino que se trata de una condición construida desde la biología tanto como del medio ambiente a partir de variables complejas y arduas de dilucidar. “Como gay experimenté la homofobia y el aislamiento. Estamos particularmente preocupados por lograr que la gente no entienda mal nuestros resultados. El comportamiento sexual es parte de la variación natural entre los individuos. Y no se elige”, aseguró el científico.