suscripcion alreves.net.ar

El día que Goebbels fue tendencia

Jair Bolsonaro tuvo que pedirle la renuncia a su ministro de Cultura, Roberto Alvim, luego de que copiara una cita de Joseph Goebbels en un discurso que difundió desde un comunicado oficial del gobierno. Por su fuera poco, lo musicalizó con un fragmento de la ópera Lohengrin de Richard Wagner, la favorita de Hitler. El Congreso brasileño exigió su dimisión y Alvim se defendió diciendo que "la frase era perfecta".

 Viernes, 17-enero-2020

Jair Bolsonaro tuvo que pedirle a Roberto Alvim la renuncia a su cargo como ministro de Cultura, luego de que citara a Goebbels en un discurso oficial.


El gobierno de Jair Bolsonaro tiene todas las costuras a la vista, no disimula ya sus lados más incorrectos y el último en hacer derramar el vaso fue el ministro de Cultura, Roberto Alvim, un director de teatro identificado con la ultraderecha que tan cómoda le queda al presidente y que derrapó sin remedio al citar a Joseph Goebbels.

En un video publicado en el sitio oficial del gobierno, Alvim pronunció un discurso en el que aseguró que “el arte brasileño de la próxima década será heróico y nacional, estará dotado de una gran capacidad de involucramiento emocional, y será igualmente imperativo, dado que está profundamente vinculado a las aspiraciones urgentes de nuestro pueblo, o entonces no será nada”, pronunció Alvim, sin moverle ni una coma al original del ministro de propaganda de Aldolf Hitler.

Por si esto fuera poco, el brasileño musicalizó el mensaje con un fragmento de la ópera Lohengrin, de Richard Wagner, un compositor romántico que era el favorito de Hitler. El repudio fue inmediato y desde la Cámara de Diputados de Brasil, Rodrigo Maia exigió la dimisión de Alvim, acompañado por un reclamo de la comunidad judía de ese país y el rechazo de parte de representantes de diferentes sectores de la política y la cultura de todos los sectores.

En su defensa, Alvim intentó explicar que la cita se trató de “una coincidencia retórica” y que “la frase en sí es perfecta”, sin dar mayor importancia a la apología del nazismo que imprimió a su discurso.”Lo que la izquierda está haciendo es una falacia de asociación remota: con una coincidencia retórica en una frase sobre nacionalismo en arte, están intentando desacreditar todo el Premio Nacional de las Artes. Fue apenas una frase de mi discurso en la cual había una coincidencia retórica. Yo no cité a nadie”, dijo, pero ni Bolsonaro lo pudo defender. Poco después, el presidente le pidió la renuncia.

Desde la Confederación Israelita de Brasil (Conib), que representa a la comunidad judía en Brasil, se publicó un comunicado exigiendo la condena de los dichos de Alvim y su salida del ministerio.“La Conib considera inaceptable el uso del discurso nazi por el secretario de Cultura del gobierno de Bolsonaro, Roberto Alvim. Emular la visión del ministro da Propaganda nazi de Hitler, Joseph Goebbels, es una señal que asusta de su visión de cultura, que debe ser combatida y contenida. Una persona con ese pensamiento no puede comandar la cultura de nuestro país y debe ser apartada del cargo inmediatamente”.