El dólar, un tiro en el pie del modelo macrista

La cotización volvió a dispararse y pasó los $ 43, para cerrar finalmente en $ 42,80. El Banco Central volvió a subir la tasa pero no logró contener el tipo de cambio. ¿A cuánto estaba el dólar hace un año? ¿Y hace dos? El mercado cambiario, un ámbito en el que el macrismo pensaba moverse con comodidad, ahora hace sufrir al Gobierno y dispara la inflación.

 viernes, 22-marzo-2019

En campaña, Macri dijo que los argentinos no íbamos a tener que preocuparnos por el dólar. Hoy, la cotización hace temblar la economía.


Como casi toda la semana, el dólar subió en combinación con un aumento de tasa, signo inequívoco de que el Gobierno ya no controla el tipo de cambio. En una jornada con temblores en la city, la moneda estadounidense avanzó más allá de los $ 43, aunque luego de la última subasta de Leliq del Banco Central bajó a $ 42,80. En el resumen de la jornada, la suba fue de 80 centavos, un 1,9 % respecto de los $ 42 del cierre de ayer.

Esta nueva suba coincidió con un comportamiento similar en otros mercados emergentes de la región. En Brasil, por caso –con la detención del expresidente de facto Michel Temer influyendo en el mercado-, el real se devaluó un 2,6 %, mientras que el peso chileno cayó 1,8 % y el peso mexicano 1,3 %.

La tasa de interés, que viene en franco aumento, mantuvo la tendencia. El Banco Central subió la tasa promedio a 66,66 %, casi un punto más que en la jornada de ayer y se subastaron 210.027 millones de pesos.

Pequeña historia del dólar macrista

Esta cotización de $ 42,80 y los vaivenes diarios del dólar nos hacen olvidar la historia reciente. Hace exactamente un año, el 22 de marzo de 2018, las pizarras marcaban un dólar a $ 20,50. En los últimos 365 días, el peso argentino se devaluó un 208,78 %. Dos años antes de eso, en 2016, la cotización del 22 de marzo fue de $ 14,50, una cifra que ya había sufrido la fuerte devaluación del comienzo del gobierno de Macri, que asumió con un dólar a $ 9,79 (con las consideraciones del caso, porque era un dólar con cepo).

En aquel momento, el ministro de Hacienda, Adolfo Prat Gay, había dicho que si el dólar pasaba de esa cotización inicial a $ 16, significaba que el Gobierno había hecho las cosas mal. Luego, Dujovne prometió que el dólar iba a ser una variable estabilizada y, al ver que su promesa no se cumplía, cambió la postura y sostuvo que “no tenemos que preocuparnos si el dólar se mueve”.

Mientras tanto, el dólar sigue traccionando más inflación y estos movimientos del tipo de cambio irán a precios en algún momento. Una inflación que ya es exorbitante y tiene traslado pendiente de las corridas cambiarias modelo 2018.