El ego de los bonistas

Mientras los tres principales grupos de acreedores extranjeros, liderados por el gigante Black Rock, rechazaron la propuesta de canje de la deuda presentada por el gobierno nacional y exigen un valor de recupero superior al 56%, otros bonistas apoyaron la oferta por considerarla razonable y señalaron que la negativa del mayor fondo de inversión podría deberse a una cuestión de “ego”.

 jueves, 23-julio-2020

Larry Fink, representante de Black Rock - uno de los acreedores más duros en la negociación de la deuda con argentina - es conocido como el "rey del riesgo".


Lo que el gobierno calificó como la “última y definitiva” oferta de canje de la deuda, parece haber sido leído por los bonistas como la posibilidad de desafiar aún más los límites de la macroeconomía del país. En el marco de la negociación con los acreedores extranjeros por la reestructuración de USD$66.200 millones, los tres principales fondos que poseen más del 33% de la deuda – Ad Hoc, Exchange y el Comité de Acreedores de Argentina – rechazaron el plan presentado por el ministro de Economía, Martín Guzmán, y exigieron – entre otros puntos – un valor de USD$56,5 por cada USD$100: algo así como tres dólares más de lo ofertado, pero más de diez dólares que la propuesta inicial.

Sin embargo, hay otros grupos de bonistas que apoyaron el canje elaborado por Argentina al considerarlo “razonable” y con “puntos muy aceptables”. De esta manera, Greylock Capital Management, Fintech, Gramercy y Oaktree se mostraron favorables a lograr un acuerdo con el gobierno de Alberto Fernández, evitando un futuro default y una posible caída del precio de los bonos. Con respecto a la resistencia del fondo de inversión Black Rock, Hans Humes – CEO de Greylock – opinó que no tiene sentido su agresividad. “No sé por qué BlackRock se muestra tan poco accesible, tal vez es una cuestión de ego”, señaló durante una entrevista radial.

En ese mismo sentido, el periodista Alfredo Zaiat, en su columna de Página 12, atribuyó el perfil “insaciable” de estos acreedores a una jugada de poder, en la que estos fondos de acreedores no pueden ceder tan fácilmente en la pulseada con Argentina, ya que sentaría precedente para las futuras negociaciones de deudas soberanas del resto del mundo. “Son financistas arrogantes del aquí y ahora”, aseguró el especialista. El titular de Black Rock, Larry Fink, es conocido como “el tiburón de Wall Street” o “el rey del riesgo”. Administra activos que rondan los 7 billones de dólares.