“El Estado no va a recaudar más”

Luis Basterra ratificó que la suba del 3% de las retenciones a la soja sólo persigue un fin redistributivo. El ministro de Agricultura explicó que lo que se busca es la equidad territorial y social en el sector y aseguró que, con esta propuesta, las economías regionales recuperan 200 millones de dólares. “Es un esfuerzo que se les pide a los que están en mejores condiciones”, afirmó. Luis Miguel Etchevehere, responsable de la cartera durante el gobierno de Macri, rechazó la medida y la consideró una “transferencia de la producción al populismo”.

 miércoles, 4-marzo-2020

El ministro de Agricultura, Luis Basterra, planteó solamente la suba de las retenciones a la soja, pero aún así hubo disconformidad en el sector


Ayer las entidades agropecuarias que conforman la Mesa de Enlace – Sociedad Rural, Conninagro, CRA y Federación Agraria – fueron informadas por el ministro de Agricultura de la Nación, Luis Basterra, sobre un conjunto de medidas respecto de los aranceles a la exportación. Habrá una disminución en las retenciones a productos como el arroz y el girasol, se mantendrán las alícuotas al trigo y al maíz, y la soja tendrá un incremento del 3% a los derechos de exportación. Es decir que, en este último caso – el que más miradas y preocupación concentra por parte de los grandes pooles y empresarios ruralistas – las retenciones pasarán del 30 al 33%, sólo en los casos en que la producción supere las mil toneladas anuales.

Esta mañana, Luis Basterra defendió la medida en una entrevista que brindó a radio El Destape. “El Estado no va a recaudar más”, aseguró. “El 3% se distribuye entre las economías regionales que recuperan alrededor de 200 millones de dólares”, explicó. De acuerdo a lo expresado por el ministro, la propuesta del gobierno busca garantizar tanto la equidad territorial como la equidad social. “Esto significa que cada producción pueda realizarse en su lugar – por eso el 5% sobre los cultivos regionales – y que determinados segmentos de productores que no tienen la misma capacidad tecnológica que los grandes pooles de siembra, puedan tener un menor impacto”, detalló. De esta manera, sólo ¼ de los productores se verá afectado con el incremento del 3% a la soja.

“Es un esfuerzo que se les pide a los que están en mejores condiciones: grandes productores y la industria de la molienda de la soja”, comentó Basterra. En ese sentido, el funcionario remarcó la importancia de la decisión frente al profundo endeudamiento que atraviesa el país como resultado del plan económico del anterior gobierno. “Las medidas apuntan a que podamos incrementar la producción, porque generan trabajo, distribuyen riqueza y son fuente de ingreso de dólares, algo que necesita Argentina para pagar la deuda”, explicó. En relación a las frecuentes críticas que reciben las retenciones por parte del sector del campo, el ministro resaltó que primero “hay que ajustar los métodos de verificación de la producción, de entrega y de pago” para que después, efectivamente, se pueda pensar en “impuestos que sean más progresivos y equitativos”.

Mucho tupé

Luego de que la Mesa de Enlace lamentara no haber podido revertir el incremento de las retenciones a la soja y esté evaluando posibles medidas de fuerza, quién opinó con mucho desparpajo fue Luis Miguel Etchevehere, el ex ministro de Agricultura durante la gestión de Mauricio Macri. Desde su cuenta de Twitter, rechazó la medida y la definió como “el cuento de sacar para devolver”. “Quieren seguir sacando de donde no hay más para sacar, se quejó. A diferencia de lo planteado por Basterra, consideró que esto “condena la economía diaria de miles de pueblos del interior”. “Transferencia de la producción al populismo”, lanzó quien estuvo al frente de la Sociedad Rural Argentina entre 2012 y 2017.

De igual manera – y casi con el mismo tupé – manifestaron su descontento el ex secretario de Agricultura, Guillermo Bernaudo, y el ex jefe de gabinete de Agricultura, Santiago Solar, para quienes todo es mentira porque “subieron todo y ahora ‘bajan’ algunos porcentajes que quedan más alto de cuando llegaron” y que “nada de esto se traslada al productor”. Hasta se animaron a calificar a la medida como “impuestazo a la soja”, cuando ellos formaron parte de la gestión que llevó adelante los “tarifazos” a los servicios públicos de todos los argentinos.

Al respecto, el ministro Luis Basterra, adjudicó el origen de la medida a la “aberración económica” que realizó el gobierno anterior en materia de retenciones. “Pusieron porcentaje sobre las exportaciones, pero con un límite en pesos sobre ese porcentaje, para que se aporten dólares pero que tengan una cotización fija al momento de liquidarse”, detalló. “Esto es tratar de mostrar a un sector que, si se devalúa, después no vas a pagar nada. El macrismo hizo un desquicio con tal de que no se note lo que se estaba haciendo”, aseguró. Frente a las posibles protestas del campo, el funcionario remarcó que están abiertos al diálogo. “La paz social tiene que ser el eje central para cada una de las decisiones”, concluyó.