El factor venezolano del escrutinio provisorio

A tres semanas de las PASO, el gobierno admite que el software utilizado para la transmisión y carga de datos para el escrutinio provisorio no está terminado. Debe desarrollarlo la venezolana Smartmatic, contratada por Correo Argentino. El especialista Javier Smaldone asegura que “esto se viene haciendo de una forma como mínimo desordenada y poco transparente”. La demora viola una acordada de la Cámara Nacional Electoral.

 lunes, 22-julio-2019

Adrián Pérez es el funcionario encargado de organizar el sistema de transmisión y carga de datos.


Los cambios en el manejo de datos del escrutinio provisorio de las elecciones es un tema que a medida que se acerca el momento de votar causa más preocupación. Luego de dos pruebas fallidas, el Gobierno hizo un simulacro final con participación de partidos políticos, ONGs y la prensa. Aunque el resultado en este caso fue aceptable, algo encendió alarmas: el secretario de Asuntos Políticos e Institucionales del Ministerio del Interior, admitió que el software no está listo.

“30 días antes no porque obviamente lo estuvimos cambiando, modificando, corriendo, es un software nuevo”, respondió ante la consulta de por qué no se había enviado el software con anticipación. El punto 5.1 de la acordada 3/2017 de la Cámara Nacional Electoral (CNE) indica que “el programa de escrutinio provisorio, incluyendo sus códigos fuente y los demás componentes de software” deberán estar a disposición de los partidos “al menos treinta (30) días antes de la fecha del acto electoral”.

La empresa encargada de desarrollar el software es la polémica firma venezolana Smartmatic, contratada por el Correo Argentino (cuyo dueño, el presidente de la Nación, vocifera que si gana la oposición “vamos a ser Venezuela”). Smartmatic cobra 1,3 millones de dólares por el trabajo y a pesar de que están previstas penalizaciones por las demoras, todavía no fueron –y quizás no sean- implementadas.

“Quedó claro que el sistema no está terminando, todavía lo están probando. No se dio ningún tipo de información: los fiscales les preguntaban a los empleados de la empresa que hizo este software cómo funcionaba, y las respuestas fueron insuficientes. Esto se viene haciendo de una forma como mínimo desordenada y poco transparente”, indicó el especialista Javier Smaldone. Cabe resaltar que este software es para la carga de datos del escrutinio provisorio, por lo que la consecuencia de una falla el día de las elecciones sería que no se pueda tener un resultado rápido ese mismo domingo, tener un resultado con pocas mesas cargadas o que alguien vulnere el sistema y manipule los datos (que no tienen validez legal como los del escrutinio definitivo pero influyen en la opinión pública).

En Filipinas, Smartmatic tuvo un problema similar, que terminó en un escándalo electoral y con tres ejecutivos de la firma fugados y con pedido de captura internacional.

Los rusos de Carrió

La diputada dijo que Cristina viaja a Cuba para complotar con agentes rusos y ganar la elección. Sin embargo, Smaldone desestimó esta posibilidad: “Suena ridículo, suena fantasioso. Pero si pasara un evento así, nadie sabría a ciencia cierta si fueran los rusos, los norcoreanos o vaya a saber quién. Sería consecuencia de cómo se lleva adelante todo este proceso, de la falta de garantías”.