El fiscal Delgado se retira de la Justicia

Es el fiscal díscolo del sistema judicial argentino. Investigó causas de alto perfil político, soportó presiones y denunció las irregularidades del Poder Judicial y especialmente de Comodoro Py. “Mi ciclo como fiscal está cumplido”, aseguró. Dijo que en la Justicia "hay una estructura comercial".

 viernes, 8-marzo-2019

El fiscal Delgado llegó a decir que temía terminar "muerto o con un kilo de droga en el auto", en relación a las presiones en su trabajo.


Federico Delgado es quizás el hombre que goce de mejor imagen en un ámbito muy desprestigiado como es el sistema judicial argentino. En una entrevista con el canal A24, el fiscal anunció que se aleja de su cargo y deja la Justicia. “Creo que mi ciclo como fiscal en la primera instancia está cumplido”, aseguró Delgado, quien se alejará luego de 30 años de trabajo en la estructura judicial porque dijo estar cansado de “trabajar en un trapecio sin red abajo”.

Delgado siempre fue un gran crítico del Poder Judicial y un fiscal que denunció sin pelos en la lengua las dificultades que enfrentaba a la hora de investigar algunas causas, especialmente algunas que se vinculaban con el mundo de la política. “En la cancha di todo, pero en un momento el costo personal es tan alto que deja de ser una frustración personal y empieza a afectar la calidad de vida”, señaló en la entrevista televisiva.

Por supuesto, descargó duros conceptos en relación a lo que sucede en Comodoro Py y en el resto de las entidades de la Justicia: “Hay una fenomenal empresa comercial montada en derredor de la cuestión judicial, habitada por servicios de inteligencia, políticos, empresarios, periodistas, judiciales”. Delgado sostuvo que “esto viene desde hace mucho” y que “es resultado de un proceso.

Al contrario de lo que plantea el Gobierno nacional –en cuanto al crecimiento de la calidad institucional del país-, Delgado afirmó que “estamos asistiendo a una degradación y en general la institucionalidad argentina tiene una gran crisis de autoridad, de legitimidad” y que “la Justicia no escapa a eso”.

Para el fiscal, “la Ley se devalúa cada vez más y es casi lo que menos importa”. Le reclamó reacción a “la gran coalición de indiferentes que hacen que estas cosas se perpetúen en el tiempo”. “Que la mayoría de la gente que se calla hable. Con el silencio también se construye. Es el momento de que la inmensa mayoría hable y pierda el miedo. La Justicia es demasiado seria para dejarla en manos de pocos tipos”, cerró.