EN VIVO
NADA DEL OTRO
MUNDO
/ de 7 a 9 hs
suscripcion alreves.net.ar

El fiscal Extornelli

Un empresario denunció que un abogado cercano al fiscal Carlos Stornelli lo extorsionó y le pidió 300 mil dólares en nombre del propio Stornelli a cambio de no detenerlo en el marco de la causa de las fotocopias de los cuadernos. El fiscal minimizó la denuncia y dijo que es víctima de una operación política, pero hay una gran cantidad de pruebas audiovisuales que certifican los hechos.

 Viernes, 8-febrero-2019


Una bomba cayó en ámbitos judiciales: el juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, investiga al fiscal Carlos Stornelli a partir de una gravísima denuncia por extorsión. Según la denuncia, el abogado Marcelo D’Alessio, señalado como un operador de Stornelli, le pidió 300 mil dólares al empresario Pedro Etchebest para que éste no quedara detenido en el marco de la causa de las fotocopias de los cuadernos.

La causa cuenta con numerosas pruebas surgidas de escuchas telefónicas, fotos, filmaciones y audios que prueban el vínculo de Stornelli con D’Alessio y el apriete del abogado a Etchebest. Fueron publicados por Horacio Verbitsky en El cohete a la luna y por Raúl Kollmann en Página/12.

D’Alessio, que dice ser asesor de la DEA, defensor de Leonardo Fariña por orden y cargo de Patricia Bullrich, e íntimo de Stornelli, habló con Pedro Etchebest para contarle en detalle información surgida de la causa de las fotocopias. Le dijo que Juan Manuel Campillo, extitular de la Oficina Nacional de Control Agropecuario (ONCCA) y arrepentido de la causa, había apuntado contra él acusándolo de ser el recaudador de esa entidad. Además, D’Alessio le mandó capturas de pantalla de sus chats con Stornelli para probar su relación con el fiscal.

Luego, ya en enero, D’Alessio habló telefónicamente con Campillo dándole más detalles de la imputación en su contra. Le consignó que esa información surgía del fiscla, con quien iba a arreglar todo, y le aclaró: “Stornelli va a querer ‘una atención’”.

A los pocos días, en Pinamar, Echebest se sentó en una mesa del balneario CR, mientras se mandaba mensajes con D’Alessio, que estaba en otra mesa sentado con Stornelli, para terminar de acordar. Luego de extorsionarlo, terminó arreglando un pago de 300 mil dólares –que nunca fue realizado- y le pidió un adelanto de 15 mil de la moneda estadounidense, que sí fue hecho. Los billetes fueron registrados y fotografiados previamente, por lo que la Justicia ahora tiene sus números de serie.

Stornelli habló sobre la denuncia, minimizó los hechos y negó su cercanía con D’Alessio. A pesar de la prueba que muestra lo contrario (en la causa, por ejemplo, hay un intercambio por Whatsapp entre ellos de más de 150 mensajes), el fiscal dijo que sólo vio al abogado “un par de veces”. En declaraciones a Radio Mitre, dijo: “No me sorprende. Esperaba mucho antes una cosa de estas”. “Es una clara operación”, dijo Stornelli y aseguró: “No me inquieta”.