El FMI, con cara de fierro

El FMI negó que nuestro país haya incumplido las metas del acuerdo stand-by. “Definitivamente no es el caso. Argentina cumplió con las metas fiscales y de cuenta corriente”, dijo el vocero Gerry Rice. Otro guiño a Macri y una señal favorable para habilitar el nuevo desembolso. Lacunza viaja a Washington a fin de mes. Lagarde se despidió.

 jueves, 12-septiembre-2019

El vocero del FMI, Gerry Rice, se defendió a capa y espada y dijo que no se violaron los términos del acuerdo.


El Fondo Monetario Internacional parece dispuesto a acompañar a Macri de la mano hasta el final, sea cual sea la profundidad del desastre económico y social generado. Consultado sobre si el Gobierno argentino incumplió con lo acordado con el organismo de crédito, su vocero Gerry Rice respondió: “Definitivamente no es el caso. El objetivo del FMI es tratar de ayudar a las autoridades a estabilizar la difícil situación y permitir un retorno de la confianza que allane el camino para el crecimiento futuro, ese fue nuestro enfoque y nuestra prioridad”.

“La Argentina cumplió con las metas fiscales y de cuenta corriente”, sostuvo Rice a rajatabla. El FMI está muy comprometido: comprometió gran parte de su cartera en el préstamo de 57 mil millones de dólares a la Argentina y un fracaso sería un duro golpe también para los funcionarios del organismo que impulsaron esto. De hecho, la aplicación del acuerdo violó las normas del propio Fondo, que impide realizar préstamos que terminen en fuga de capitales.

Rice confirmó que Lacunza irá a fin de mes a Washington para discutir la continuidad del acuerdo y si se habilita el nuevo desembolso por 5.400 millones de dólares. Por las señales dadas en las últimas horas, todo parece encaminado. “La complejidad de las condiciones de mercado y la incertidumbre política en el futuro hacen que la situación sea aún más difícil”, dijo el portavoz. Parece un tiro por elevación a Alberto Fernández, que viene destacando la corresponsabilidad del FMI en la crisis argentina, y una muestra clara de la intención de exculpar a Macri y su gobierno de la responsabilidad que le cabe en esta situación.

“Lo que hace el FMI es ser el prestamista de última instancia para los países miembros. Tratamos de ayudar a suavizar el ajuste de un país en tiempos de crisis. Ayudamos a proteger a la economía en general y a proteger a los grupos más vulnerables en muchos de nuestros programas. Estas son las prioridades”, lanzó Rice. El caso argentino desmiente de plano este manifiesto de intenciones.

Adiós a Christine

La francesa Christine Lagarde tuvo su último día al frente del FMI y dejó un mensaje de despedida en el que se pregunta qué hace el organismo de crédito. “Me gusta responder que el FMI tiene una cartera, un cerebro y un corazón”, arrancó la funcionaria de la que Macri pidió que los argentinos nos enamorásemos. Destacó que la cartera es “para proporcionar recursos financieros a un país en crisis” y que ofrecen a los países “margen de maniobra para atender necesidades urgentes”; el cerebro, según Lagarde, es para ayudar a identificar riesgos y asesorar a los países.

“¿Y qué decir del corazón? Nos llaman a menudo cuando los países se enfrentan a importantes dificultades económicas. Las decisiones que toman para superar estos desafíos a menudo son difíciles y a veces dolorosas. Nuestra preocupación es siempre la gente. Por eso insistimos en la equidad y la protección de los grupos más vulnerables de la sociedad. Esta es la labor del FMI”, cerró Lagarde.