El FMI niega ser financista de la campaña de Cambiemos

El vocero de la entidad, Gerry Rice, tuvo que salir a aclarar que “el FMI está dispuesto a trabajar con cualquier gobierno argentino”. Desmintió que la autorización para intervenir en el mercado cambiario y los 20 mil millones que habilitó para gasto social tengan que ver con el momento electoral y hayan sido decisiones tomadas para favorecer a Mauricio Macri en la campaña.

 jueves, 21-marzo-2019

Gerry Rice, el vocero del FMI, aseguró que el nuevo desembolso no llegará tan rápido como espera el Gobierno.


El vocero del Fondo Monetario Internacional, Gerry Rice, se refirió a la aprobación que tiene pendiente esa entidad del nuevo desembolso para la Argentina y de las autorizaciones que le dio al Gobierno nacional en los últimos días. “Tengo que aclarar este tema: el FMI apoya a sus países miembros y a su gente, y lo hacemos más allá de la situación política”, dijo el portavoz.

Es que las últimas decisiones del FMI mostraban a las claras la idea de asegurarle una mínima tranquilidad económica a Cambiemos hasta las elecciones. Por un lado, Lagarde y los suyos habilitaron al Gobierno a vender 60 millones de dólares diarios a partir de abril con el fin de contener el tipo de cambio y que el dólar no se descontrole. La otra medida es el incremento del gasto social autorizado, que pasó de 0,2 % a 0,3 % del PBI (implica unos 20 mil millones de pesos).

“El FMI está dispuesto a trabajar con cualquier Gobierno argentino para ayudar al país a moverse en el camino del crecimiento sostenido y de alto empleo. Quiero que esto quede claro”, aseguró Rice.

El Gobierno espera que el directorio del FMI le dé luz verde al desembolso de 10.870 millones de dólares. Aunque contaban con esos recursos antes de fin de mes, Gerry Rice dijo que la reunión para tratar esa aprobación será “en las próximas semanas”. “Los fondos a ser girados son para apoyar a los requisitos de las cuentas públicas previstos en el Presupuesto”, aclaró el vocero de la entidad sobre el destino de esos dólares, y aclaró que “fueron pedidos por las autoridades argentinas”.

Un comunicado del FMI publicado el lunes decía que, según el titular de la misión del Fondo, Roberto Cardarelli, “lograr un déficit primario cero en 2019 requerirá una mayor restricción en el gasto gubernamental”. Gerry Rice reafirmó esto aunque aclaró que “no es una exigencia nueva”, ya que está desde el comienzo del programa.

Por último, Rice explicó que la decisión de autorizar mayores recursos para gasto social tiene que ver con que el FMI sabe que “el impacto social (del acuerdo) es alto”, al tiempo que consideró que “hay buenas perspectivas para una recuperación gradual”.