“El Gobierno bordea el suicidio institucional”

El abogado constitucionalista Andrés Gil Domínguez dijo que la actitud de Stornelli de no presentarse a declarar implican “un error procesal, institucional y estratégico”. Además, criticó duramente al gobierno por querer apartar a Ramos Padilla y dijo que en la actuación del juez “no hay ningún motivo que pueda encuadrar en el mal desempeño”.

 jueves, 28-marzo-2019

El constitucionalista Andrés Gil Domínguez confesó que confiaba en que el Gobierno mejorara la Justicia, pero dijo que profundizó los problemas.


El fiscal Carlos Stornelli fue declarado en rebeldía por el juez de Dolores, Alejo Ramos Padilla, al no presentarse por cuarta vez a prestar declaración indagatoria. El abogado constitucionalista Andrés Gil Domínguez consideró que “Es un error procesal, institucional y estratégico por parte del fiscal stornelli no presentarse a las citaciones a declaración indagatoria, no ponerse a derecho y no cumplir con sus obligaciones como fiscal”.

En conversación con Nada del Otro Mundo, Gil Domínguez puntualizó que Ramos Padilla no lo hace comparecer con la fuerza pública porque Stornelli, al ser fiscal, tiene fueros, y que la ley de fueros “no está redactada de manera clara”. “Ramos Padilla, interpretando de manera amplia la ley de fueros, considera que ni siquiera lo puede hacer comparecer con la fuerza pública. Ramos Padilla eligió la opción interpretativa más amplia y la que más favorece a Stornelli, que así y todo no se presenta”, explicó. El gran temor de Stornelli es que tras prestar declaración, el juez lo impute, aunque eso no tendría ningún efecto inmediato gracias a los fueros.

“Es un dato significativo que un fiscal de la nación que ha sido citado a prestar declaración indagatoria figure en el expediente judicial en estado de rebeldía, que generalmente se encuentran los fugados en estado de rebeldía, aquellos por los que se pide captura nacional o internacional”, opinó el prestigioso abogado.

Sobre la intención del gobierno de apartar a Ramos Padilla, Gil Domínguez expresó que “bordea el suicidio institucional de un Gobierno que había hecho de la recomposición institucional uno de sus principales activos”. Desde el punto de vista técnico, consignó que “no hay hasta acá en la actuación de Ramos Padilla ningún motivo, ni siquiera mínimo, que pueda encuadrar en el mal desempeño”. Además, se mostró crítico con el hecho de que el propio presidente sea quien impulse la idea del juicio político: “Esto no va a tener un resultado positivo para el Gobierno”.

El abogado habló sobre los vínculos entre Justicia y servicios de inteligencia y sostuvo que “era una de las cuestiones pendientes que este Gobierno venía a solucionar, no a empeorar”. “Siempre ha habido un enlace muy turbio entre parte de la justicia y servicios de inteligencia y parainteligencia. Todos creíamos que este Gobierno lo iba a mejorar y a cambiar, que se iba a depurar, no que se iba a mantener y que se iba a profundizar”, concluyó.

Sin enlace con la causa de las fotocopias

Para Gil Domínguez, “hoy no hay ningún vínculo inmediato entre la causa de Dolores y la causa de los cuadernos” y manifestó que esta última “es muy importante porque puede ser emblemática y un ‘nunca más’ en materia de corrupción”.