“El Gobierno tiene que declarar la emergencia alimentaria”

El secretario general de la CTEP, Esteban “Gringo” Castro, pidió que el Gobierno garantice alimentos para toda la población en medio de la crisis. “Puede no haber alimentos en las góndolas”, dijo con preocupación. Además, habló sobre el aumento del salario mínimo: “El laudo del Gobierno está mucho más cerca de lo que ofrecieron los empresarios”.

 lunes, 2-septiembre-2019

Esteban "Gringo" Castro valoró el apoyo de la CGT y las dos CTA a la participación de la CTEP en el Consejo del Salario.


La coyuntura argentina lleva la discusión pública al terreno de la macroeconomía. Sin embargo, la profundización de la crisis tiene sus consecuencias más desoladoras en la micro, en la economía real, que se siente todos los días en la calle. “El Gobierno, que siempre esta tan preocupado por los mercados, tiene que declarar la emergencia alimentaria urgentemente”, consideró Esteban “Gringo” Castro, secretario general de la CTEP, quien pidió “asignar partidas al tema de la alimentación”.

Según la visión del representante de los trabajadores de la economía popular, la situación económica puede derivar en un escenario de desabastecimiento: “En esta situación, de aumento de precios y falta de garantías, donde el que tiene que producir no produce, el que tiene que vender no vende, podemos ir a una situación en la que cuando vayamos a comprar no tengamos leche, harina, azúcar, en las góndolas”. Para Castro, la situación es “complejísima”.

Los trabajadores de la economía popular están luchando por obtener un aumento en las partidas, ya de por sí muy debilitadas en cuanto a su poder adquisitivo. “Nosotros vamos muy atrás, ahora estamos discutiendo un aumento en las partidas. Son muy rápidos para aumentar los precios, mientras que nosotros tenemos que esperar que nos lo garanticen y se efectivicen. La situación es altamente sensible”, indicó Castro.

El salario mínimo es cada vez más mínimo

Por primera vez, la CTEP fue invitada a participar del Consejo del Salario, que se reunió la semana pasada, sin llegar a un acuerdo. La CGT pidió llevar el número de los 12.500 actuales al nivel del costo de la canasta básica (unos 31.000 pesos). Sin embargo, el aumento será de apenas 35 % desdoblado en tres tramos. “El aumento del salario mínimo es una decisión unilateral del gobierno. El empresariado estaba ofreciendo un 30 % y el laudo del Gobierno fue un 35 %. El laudo está mucho más cerca del empresariado que de los trabajadores”, se quejó Castro.

Luego, haciendo una lectura política de la participación de CTEP –por ahora sin voz ni voto-, Castro sostuvo que “participar del Consejo nos permite mejorar el nivel de institucionalidad de nuestras organizaciones y legitimar lo que nosotros planteamos: que somos trabajadores y necesitamos discutir nuestros derechos con el resto de los trabajadores, con el sector privado y con el Estado” y que “en ese sentido fue un paso adelante”.