“El individualismo ha marcado a Occidente”

Atilio Borón comparó el control de la pandemia que alcanzaron los países del sudeste asiático con el desmadre que se produjo en el hemisferio occidental, en donde predominó el impulso egoísta en materia de cuidados. El sociólogo también criticó la falta de unidad en las políticas sanitarias del país y consideró que la derecha argentina encabeza un proyecto conspiracionista que busca destituir al gobierno de Alberto Fernández.

 miércoles, 2-junio-2021

Atilio Borón analizó el panorama social en la región latinoamericana, azotada por la pandemia.


Durante una entrevista exclusiva para Nada del Otro Mundo, el sociólogo y analista internacional Atilio Borón ofreció una mirada clara y profunda acerca del “laboratorio” que significa la pandemia para los países del mundo. El cierre de fronteras, la implementación de restricciones, el cumplimiento de la ciudadanía y el rol del Estado como contralor de las medidas fueron algunos de los ejes de la charla que mantuvo con Cristian Maldonado.

“Nueva Zelanda pudo cerrar las fronteras porque es una isla perdida en el medio del Océano Pacífico. ¿Cómo haces eso en Argentina? Tenemos 5 mil km de frontera con Chile, casi 2 mil con Brasil, 500 con Paraguay. Es un colador”, opinó. Con respecto al manejo de la pandemia por parte de China, resaltó el “control permanente” a cargo de un Estado con alto desarrollo tecnológico y con un gran poder disciplinante.

“Los países de sudeste asiático tienen una tradición comunitaria y de disciplina muy fuerte. Allí no salís a la calle no solamente porque está el policía, sino por la sanción social de tus vecinos”, explicó el politólogo. “En cambio, en Occidente tenemos la tradición del individualismo. Lo que nos ha marcado es el impulso egoísta”, definió.

En ese sentido, criticó la ausencia de una estrategia sanitaria “única” en nuestro país. “Acá hay 24 políticas: una en Córdoba, otra en Santa Fe y así nos va. Es el gran fracaso de federalismo”, lanzó. “Además, hay una oposición desesperada por acabar con este gobierno. Apuestan a una disparada brutal de la pandemia y de la debacle económica – con la suba de los precios – para ganar las elecciones y así en noviembre tener una cómoda mayoría parlamentaria que les permita iniciar un plan de destitución a lo Dilma Rousseff”, vaticinó el catedrático.

“La derecha lleva adelante un proyecto conspiracionista. Y se rumorea que el sector más recalcitrante está esperando que se llegue a los 100 mil muertos para avanzar con una querella judicial contra el gobierno de Alberto Fernández”, concluyó.