El infierno del oasis

El anticipado exitismo de Sebastián Piñera fue derribado por el colapso sanitario que atraviesa Chile. Si bien el país trasandino logró aplicar la primera dosis al 45% de su población, el gobierno neoliberal relajó las medidas antes de iniciar la campaña de vacunación masiva y optó por la vacuna CoronaVac antes de que China la aprobara en su propio país.

 Martes, 6-abril-2021

El intento por diferenciar a Chile del resto de la región volvió a fracasar: el país tiene el 96% de sus camas críticas ocupadas.


Desde que Sebastián Piñera ejerce su presidencia neoliberal, siempre intentó ubicar a Chile como un país “diferente” dentro de la región latinoamericana. Sin embargo, el “oasis” no logró eludir la brutal segunda ola de una pandemia que mantiene en alerta al mundo hace más de un año.

A pesar de haber inoculado al 45% de su población con la primera dosis, el triunfalismo del mandatario chileno fue anticipado e irresponsable. Con el 96% de las camas críticas ocupadas y más de 7 mil contagios por día, hoy el país trasandino sufre el colapso sanitario.

Según especialistas, los casos suben tres veces más que en la primera ola. Además, las personas entre 40 y 49 años ingresan más a los hospitales que los mayores de 70. “De cada 10 inoculados, entre tres y cinco podrían contagiarse y uno podría sufrir un cuadro de moderado a grave de la enfermedad”, detalló el bioestadístico de la Universidad de Chile, Gabriel Cavada, a El País .

Las razones que subyacen detrás del grave escenario chileno están relacionadas con decisiones tomadas por el gobierno de Sebastián Piñera. De acuerdo a la palabra de expertos, relajó las medidas de restricción mucho antes de iniciar la campaña de vacunación; comenzó la inmunización recién el 3 de febrero; y optó por aplicar de manera masiva la vacuna CoronaVac incluso antes de que China la aprobara en su propio país.

La delicada situación fue advertida por sus históricos aliados del Reino Unido. Chris Whitty, consejero de Salud del gobierno británico, valoró el “esfuerzo de Chile por vacunar a gran escala”, pero reconoció que no han logrado disminuir la propagación del coronavirus. “Nunca olvidemos que nunca la noche está más oscura que justo antes de amanecer”, pronosticó Sebastián Piñera, buscando brindar “esperanzas” a un pueblo que, además de la pandemia, padece una profunda crisis económica