No detuvo a Moyano y denunció a Clarín, a Nación y al Procurador

Carzoglio rechazó el pedido del fiscal y no detuvo a Moyano. Dijo que es "ciento por ciento" imparcial y que no lo van a correr con carpetazos. Apuntó a los diarios Clarín y Nación, a Majul, Lanata y a otros periodistas por una campaña en su contra con datos brindados por el jefe de los fiscales de la provincia de Buenos Aires. En el medio, lo amenazaron de muerte a él y a su mujer.

 miércoles, 17-octubre-2018

El juez de Garantías Carzoglio fue amenazado de muerte, y fue apartado del juzgado por negarse a detener a Moyano.


El juez de garantías de Avellaneda, Luis Carzoglio, rechazó la detención de Pablo Moyano que había pedido el fiscal Sebastián Scalera. No fue un fallo más, de los tantos que emanan de los tribunales de todo el país.

El magistrado denunció amenazas de muerte contra él y su esposa luego de que se filtrara la decisión, y acusó a los diarios Clarín y Nación de encabezar una “campaña de prensa” para forzar la detención del líder de Camioneros. Pablo Moyano está acusado de supuesta asociación ilícita en el club Independiente, del cual es vicepresidente, y el fiscal pidió su detención. Según el juez, no había pruebas suficientes para la privación de la libertad.

Carzoglio defendió su decisión y apuntó a periodistas con nombre y apellido como Luis Majul, Eduardo Feimann, Luis Ventura y Jorge Lanata, que lo descalificaron públicamente y exhibieron información de su currículum vitae. Fue más allá aún, y sostuvo que detrás de las filtraciones de su sentencia está la mano de la Procuración General de la provincia de Buenos Aires, que encabeza Julio Conte Grand.

“Esos datos (los que fueron publicados en distintos medios) únicamente los tiene la Procuración General de la provincia”, arriesgó. Conte Grand salió al cruce de Carzoglio y advirtió que lo denunciará por sus dichos. Según el juez, el texto de su sentencia fue difundida a los medios como una “maniobra” para esmerilarlo.

“Este juez no se ha dejado llevar por las presiones de las partes. Soy imparcial cien por ciento, no me voy a dejar influenciar ni presionar”, sostuvo en una rueda de prensa improvisada en los Tribunales de Avellaneda, donde remarcó que como juez, “tampoco se dejó presionar por la campaña de prensa, especialmente llevada a cabo por el grupo Clarín y La Nación”.

“No me van a correr con carpetazos. Voy a resistir la campaña mediática en mi contra con la que buscaron afectar mi imparcialidad”, subrayó y agregó: “No tengo miedo porque en este país hay que asumir estos riesgos”.

Con respecto a las amenazas contra su familia, Carzoglio aseguró que su esposa recibió dos llamadas con amenazas de muerte, y dijo que quienes se comunicaron en forma anónima conocían un problema físico que padece la mujer. Estos hechos se produjeron “después de que trascendiera la resolución” en la que rechazó detener a Pablo Moyano.

“No hay pruebas”

Según el juez de Garantías, no hay pruebas hasta ahora que involucren a Moyano “en asociación alguna de individuos para cometer delitos y menos en carácter de Jefe”, como señala la acusación del fiscal. También considero que “las presuntas acciones y conductas de Moyano de ningún modo, y por el momento, pueden considerarse abarcadas” en los delitos que “se le pretenden endilgar”.

Además, Carzoglio señaló que hay medidas de prueba en marcha como los peritajes a teléfonos y computadoras, en las que aún “no se ha cumplimentado con las notificaciones a los defensores particulares correspondientes”. Asimismo, resaltó que las escuchas transcriptas ofrecidas como pruebas son de los años 2014, 2015 y 2016, con bastante antelación al inicio de la presente causa, que se inició en marzo de este año.