El lawfare golpea en Ecuador

La jueza Daniella Camacho dictó la prisión preventiva para el expresidente ecuatoriano Rafael Correa, a instancias del pedido de la fiscal Diana Salazar. Es en una causa por supuestos sobornos. Correa dijo que “la guerra judicial es la táctica de la derecha para eliminar a los líderes progresistas”.

 Viernes, 9-agosto-2019

Rafael Correa dijo desde Bélgica que intentará llegar lo más rápido posible a la Justicia internacional. El lawfare no se detiene en el continente.


El expresidente ecuatoriano, Rafael Correa, enfrenta la persecución judicial que han enfrentado los líderes populares latinoamericanos de los últimos años. La jueza Daniella Camacho dictó la prisión preventiva tanto contra Correa como contra su exvicepresidente, Jorge Glas y los exministros Alvarado y Solíz.

La decisión se da en el marco de una causa por supuesto pago de sobornos en la adjudicación de contratos públicos. A los exfuncionarios se les imputan los presuntos delitos de cohecho, asociación ilícita y tráfico de influencias en la adjudicación de contratos por 150 millones de dólares. La jueza Camacho dijo que la medida es “legal, constitucional y convencional” y que “no es arbitraria”.

Para Correa, “la guerra judicial es la táctica de la derecha para eliminar a los líderes progresistas”. Además, consideró que “la farsa no es la orden de prisión” sino “el mismo caso”. El expresidente mostró en su cuenta de Twitter los comprobantes que dan cuenta de que el depósito de 6.000 dólares en que se basa el caso –que según los denunciantes tiene origen ilícito- fue una transferencia por motivos personales: “Fue un préstamo que hice, porque estaba sobregirado, del fondo que con nuestros propios aportes hacíamos en la Presidencia y fue pagado en 12 cuotas hasta agosto de 2015”.

Al igual que en los otros países latinoamericanos, el plan del lawfare necesita de funcionarios judiciales que lo ejecuten. En el caso ecuatoriano es la fiscal general Diana Salazar –que llegó a ese cargo a la llamativamente joven edad de 39 años-, como en Brasil fue el juez Sergio Moro. “Es perversa e incompetente y fue puesta por el Gobierno y por Estados Unidos”, expresó Correa en entrevista con la cadena rusa RT.

El exmandatario, radicado en Bélgica, dijo que sus abogados apelarán y tratarán de atravesar lo más rápido posible todas las instancias bajo la órbita de la desprestigiada justicia de Ecuador para llegar así a los tribunales internacionales.