El libro negro del FMI

"Puede fallar", admite el FMI, que ya está enviando al Gobierno la primera parte de los 57 mil millones de dólares acordados para sostener el modelo Macri. Puede haber altísima inflación y profunda recesión, y la deuda puede ocupar el 116% del PBI, admite. Letra chica, que le dicen.

 miércoles, 31-octubre-2018


Mientras se aprueban los últimos detalles del stand by del FMI y comienzan los primeros desembolsos de los 57 mil millones de dólares acordados con el gobierno de Mauricio Macri, el organismo que conduce Christine Lagarde mostró el lado B del pacto. Algo así como las contraindicaciones y efectos adversos del endeudamiento argentino dichas por sus autores, que por otra parte exigen un ajuste de 500 mil millones de pesos. Como en las recetas de los medicamentos, dan miedo. Veamos

Inflación

En FMI ya tiene en claro que Argentina en 2018 quedará como quinto país del mundo con más inflación, con un 40,5% anual (aunque economistas de distinto paño hablan del 45 o 47%). Para 2019, si las cosas “salen bien”, la inflación según el Fondo será del 32%, pero si “pasan más cosas” (como otra devaluación del peso cercana al 50%), podría dispararse casi al 50%. El Presupuesto 2019 del Gobierno contempla un IPC del 23%.

De-crecimiento 2018

El organismo que conduce Christine Lagarde pronosticó que Argentina contraerá su PBI un 2,6% este año, lo que significa una contundente rebaja sobre sus previsiones de abril de 2018, cuando esperaba un suba del 2%.

De-crecimiento 2019

La caída del PBI que presume el organismo va del 1,7% al profundísimo 6,3%. Esa es la fina brecha que los técnicos del Fondo plantan para el escenario económico nacional.

Deuda

La recesión y el aumento de las tasas de interés de Estados Unidos y un nuevo salto en el tipo de cambio dispararía el peso de la deuda pública hasta el 116% del PBI.

Desocupación

Mientras impulsa una reforma laboral con flexibilización y quita de derechos, y un cambio en el sistema previsonal, el FMI lanzó la consideración de que la desocupacion seguirá subiendo en los próximos meses en el país y llegará a casi once puntos. Concretamente, la ubicó en 10,9% el año próximo, la tasa más alta desde 2004. El desempleo recién bajaría de los dos dígitos a finales del 2020. Obviamente, para el FMI la solución pasa por la reforma laboral.