“El malestar en Paso Viejo es impresionante”

A casi seis meses del asesinato de Joaquín Paredes, la justicia de Villa Dolores liberó a 2 de los 5 policías involucrados en el crimen de Paso Viejo. Claudio Orosz, abogado querellante, reveló que la noticia provocó mucha conmoción en el pequeño pueblo. También denunció que la familia del joven recibió amenazas y hostigamientos por parte de algunos parientes de los acusados.

 jueves, 15-abril-2021

La cámara de Villa Dolores liberó a dos de los cinco policías acusados por el crimen de Joaquín Paredes.


“La Justicia al interior no llega, los abandonos sí”. Así expresaron su dolor los familiares y amigues de Joaquín Paredes, el joven de tan solo 15 años, que fue asesinado por la Policía de Córdoba el pasado 25 de octubre en la localidad de Paso Viejo, a más de 30 km de Cruz del Eje.

A casi seis meses del crimen, la cámara de Villa Dolores liberó a dos de los cinco policías – Ronald Fernández y Jorge Gómez – que estaban con prisión preventiva y existe el peligro de que decidan lo mismo con otros dos de los acusados. “Esto provocó mucha conmoción en todo el pueblo. El malestar en Paso Viejo es impresionante”, describió Claudio Orosz, abogado de la familia del joven acribillado.

Según explicó a Al Revés, parientes de los policías involucrados han estado hostigando de manera constante a las familias de las víctimas a través de mensajes de Whatsapp y vía redes sociales. Además, el padre de uno de los agentes amenazó de muerte al tío de Joaquín, motivo por el cual se realizó una denuncia penal. “Eso demuestra lo peligrosa que es esa gente. Todo esto se lo hemos acercado a la fiscal”, precisó el letrado.

Con relación al estado de la causa, indicó que están intentando demostrar que la agresión comenzó por parte de la policía y no al revés. “Queda descartada la legítima defensa porque no fue la única vez que los policías fueron a la casa donde estaban reunidos los chicos”, aseguró. “Con anterioridad al asesinato, uno de los policías imputados fue tres veces al lugar a decirles que bajen la música ‘pero que sigan’. Por lo tanto, no era una situación sorpresiva que los pibes estaban violando la cuarentena”, detalló.

¿Siete? No nos parece

A su vez, la increíble balacera que despertó a casi todo el pueblo se traduce en solo “7 disparos”, según la fiscal. “Hay testigos que declararon haber escuchado muchos más tiros”, afirmó. “Un suboficial y ex personal de la Armada que vive a media cuadra de la subcomisaría dijo que hubo 47 disparos como mínimo”, destacó.

Para completar la desprolijidad judicial, el abogado denunció que la escena del crimen no fue preservada por la policía, sino “todo lo contrario”. “Antes que la fiscal llegara, hubo una comisión policial que anduvo por el lugar requisándolo y jamás precintó la zona para que nadie pase por ahí”, señaló. “Las vainas servidas tiradas que se entregaron fueron gracias a los vecinos”, agregó.

Cinco responsables del homicidio

Por último, cuestionó que la fiscal haya imputado a sólo un efectivo – Maykel Mercedes López – por el asesinato y que al resto se los haya acusado solo de “abuso de autoridad” e “incumplimiento de los deberes de funcionario público”. “Vamos a intentar presentar un escrito demostrando que, si no hubieran ido tres patrulleros y los 5 policías no hubieran acorralado a los chicos, jamás se podría haber producido un hecho como el que ocurrió. Entonces los 4 policías también serían partícipes del homicidio”, concluyó.